, , , , , ,

TRES DELANTEROS, UN SOLO PUESTO



A sus 19 años y en su primera veintena de partidos oficiales con el primer equipo, Patrick Cutrone es, a estas alturas, el máximo artillero del Milan 2017/18. El jovencísimo delantero de Como, provincia de la Lombardia italiana, es producto de la factoría rossonera. Y casi de la nada, para sorpresa de propios y extraños, se ha erigido como el mejor ‘fichaje’ de la entidad tras hacer de su último verano el más caro en lo que va de siglo. Cutrone ha festejado hasta la fecha un total de nueve tantos -uno más que André Silva, quien sigue sin estrenarse en la Serie A, y cinco por encima de Kalinic- habiendo disputado tan solo 57 minutos más que el portugués y 42 más que el croata. Anotando, incluso, dianas de una trascendencia vital, como la conseguida ante el Inter en cuartos de Copa. Cutrone, de hecho, detenta un ratio goles/minuto superior al de sus homónimos (Silva y Kalinic), por los que el Milan destinó cerca de un tercio de su inversión estival. Y sin embargo, he aquí lo curioso de todo esto: el canterano, a día de hoy, es quien peor encaje parecería tener en la propuesta de Gennaro Gattuso. Las cosas del fútbol. 

Desde su llegada al equipo, incluso antes de llegar a sentarse en el banquillo, Gattuso proclamó a los cuatro vientos que su estilo, a diferencia del de Montella, sería mucho más directo. Más vertical con el balón. Y que por encima de todo, ante cualquier rival o contexto, primaría el orden colectivo. Que el equipo, hablando claro, trataría de no romperse. Y a esto, con mayor o menor acierto, es a lo que procura jugar el Milan del presente. Una propuesta que, en resumidas cuentas, casa como un guante con el perfil de Kalinic. Ya que el croata, como demostrase en Florencia, es un delantero de lo más rentable para hacer desplegar a su equipo gracias, en este sentido, a su retahíla de recursos (técnicos) y esfuerzos (para aguantar el choque) cada vez que interviene lejos del área. Una destreza que, a bote pronto, cuadra también de mejor cerca de tres-cuartos (desde donde sirve de cara a los extremos e interiores que se aglutinan en la frontal y los vértices del rectángulo) que el movimiento por excelencia que ha lucido Cutrone: sus desmarques. Pero como en Milán, desde hace tiempo, la realidad parece avanzar de una manera muy distinta; Silva, el más talentoso de entre los tres, es al que más le está costando. Pues por cosas como esta, por fortuna, el fútbol jamás será una ciencia exacta.


- Fuente imagen principal: Miguel Medina/AFP Photo. 
Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario