, , , , , , , , , , , , , , ,

EL MEJOR SIMEONE PARA HACER DUDAR AL NAPOLI

El Napoli atraviesa uno de sus peores momentos desde que Maurizio Sarri aterrizase durante el verano de 2015. El equipo, que acumula un empate y dos derrotas -una en Champions- en sus últimos tres partidos, fue incapaz de aprovechar el tropiezo del Inter para retomar el liderato de la Serie A. Y el problema, como se pudo volver a constatar ante la visita de la Fiorentina al San Paolo, empieza a ser cada vez más ostensible: el Napoli, muy mermado tras las lesiones de Ghoulam e Insigne, se está dejando por el camino muchas de las certezas que le enmarcaron, hasta hace no demasiado, como uno de los modelos más atractivos del continente. Porque como ya avisara Sarri hace unos días, el momento por el que atraviesa el equipo es una cuestión más de cabeza que de piernas. Y eso sí que preocupa.

Simeone (22), ante Allan (26) y Albiol (32). Foto: Francesco Pecoraro/Getty Images Europe.


Simeone, como único punta, dio sentido a la propuesta de la Fiorentina

El Napoli camina malherido, y en su empeño de no perder comba en la cabeza de la tabla está dejando tras su paso un reguero de dudas que sus rivales, hasta el momento Juventus y Fiorentina, se han limitado a ir siguiendo -cada uno con sus armas- para terminar dando caza a la presa partenopea. En esta última ocasión fue Stefano Pioli el encargado de poner contra las cuerdas al Napoli. O de que fuese el propio Napoli, dicho de otra forma, quien se terminase abalanzando sobre las mismas, incapaz de adivinar sobre la marcha una ruta ofensiva con la que desorganizar -o girar, cuanto menos-, al entramado que erigió la Fiorentina desde un primer momento. Sin obligación alguna de pugnar por el esférico, el cuadro viola se mostró bastante cómodo a la hora de confeccionar su estrategia. La cual, desde su ingreso al césped napolitano, decidió apostar en mitad de campo. Sin balón, Pioli dispuso un (asimétrico) 4-4-1-1 dondeChiesa partía por la derecha, Théréau surtía a Simeone por su espalda y Veretout, a pesar de partir desde el medio, compensaba el dibujo dejándose caer por el lado izquierdo.

Stefano Pioli: "Hemos jugado el partido que llevábamos trabajando toda la semana. Durante el primer tiempo hemos conseguido crear mucho peligro, por lo que además de compactos también hemos propuesto cosas. Nunca es fácil jugar contra el Napoli, y menos ante las necesidades que ellos tenían, pero creo que hemos sabido limitar sus prestaciones de una manera tan simple como eficaz. El equipo está creciendo, y eso se ha visto en nuestras dos últimas salidas fuera de casa (ante Lazio y Napoli, precisamente)".

Y aunque dicha disposición, de inicio, trató de poner en serios aprietos la salida de balón del Napoli -gracias a las constantes vigilancias que Théréau y Benassi, muy exigidos, trataron de acometer sobre Jorginho y Hamsik-, la Fiorentina fue cediendo metros con el paso de los minutos. Un paso atrás que Simeone trató de compensar, desde una parte muy alta del campo, con su explosividad a campo abierto. El argentino, al que solo le faltó algo de acierto para estampar su sello sobre el luminoso de San Paolo, firmó su actuación más completa desde que viste para la Fiorentina. Y lo hizo, con mayor mérito, ante el contexto más exigido de cuantos ha ido coleccionando en estos meses, pues el equipo toscano firmó su segundo peor registro con balón en lo que va de liga (un 38%; solo por detrás del 37% que cosechó ante la Atalanta a principios de campaña). Así, con Théréau y Benassi abasteciendo al ‘9’ desde unos metros más atrás, Simeone consiguió dar muchísimo aire a todo el equipo; al cual consiguió aglutinar alrededor suyo gracias a una suntuosa exposición de toques, velocidad, aguante y un profundo desgaste ante Albiol y Koulibaly, más propio de su etapa en el Genoa

Sarri volvió a optar por Zielinski como extremo izquierdo 

Como ya probase en primera instancia durante el segundo tiempo ante el Udinese, hace escasas tres semanas, y volviese a ensayar hace escasos días en la salida ante el Feyenoord, Sarri volvió a escoger a Zielinski como extremo izquierdo. Con tal de no desertar del 4-3-3, el polaco fue puesto a prueba de nuevo por delante de otros como Rog y Ounas. Y el resultado de situarle en una posición que no es ni mucho menos la suya, al menos de cuantas él ha exhibido por su paso en Italia, fue poco fructífero de acuerdo a los intereses generales. El equipo, de hecho, aunque ya lo mostrase en la última jornada ante la Juventus, volvió a comprobar que por ahora -y mientras Sarri vuelve a retomar el equilibrio colectivo- se siente más cómodo atacando por derecha con Hysaj, Allan y Callejón. El brasileño, por lo pronto, fue uno de los activos más destacados del Napoli en este empate ante la Fiorentina. Pues a medida que fueron pasando los minutos y el equipo de Pioli se fue instalando cada vez más abajo, el propio Allan aportó bastante fluidez en tres-cuartos de campo, tal y como Hamsik lo era antaño. Pues igual así, dándole la vuelta al modelo, Sarri consiga revertir una situación que amenaza con arrasarlo todo desde su epicentro: el dichoso costado izquierdo.

Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario