, , , , , , , ,

EL '2' Y EL '3' DE MAURIZIO SARRI

La lesión de Faouzi Ghoulam ha golpeado seriamente al proyecto napolitano. Maurizio Sarri y sus chicos, ante el curso que todo el mundo concordó en apostillar como el ahora o nunca, ya ha sufrido dos lesiones graves en muy poco tiempo. Sin ninguna intención de poner sobre la balanza ambos infortunios, lo cierto es que la del lateral izquierdo -por su trascendencia sobre el colectivo hasta el momento en el que su rodilla dijo basta- ha sacudido de forma muy violenta los cimientos de aquello que Sarri lleva erigiendo con suma delicadeza durante años. De hecho, casi un mes después de la noticia, el equipo aún parece algo confuso. Y aunque ha conseguido mantener cierta regularidad en los resultados, la forma en la que los ha ido cosechando plantea ciertas dudas sobre cuánto tiempo podrá seguir alargándolos.

Elseid Hysaj (23), durante un partido con el Napoli. Foto: Francesco Pecoraro/Getty Images Europe.


Al margen de su juego, si por algo se ha caracterizado el Napoli de Maurizio Sarri a lo largo de este tiempo es por la férrea confianza que este siempre ha mostrado en los once futbolistas que, desde bien temprano, se aprendieron de carrerilla todos sus aficionados. Jugadores como Rog, Diawara y Zielinski lo tuvieron muy difícil en un primer momento para hacerse con un hueco. Y que ni decir tiene, por supuesto, otros casos como los de Gabbiadini y Pavoletti. Este mismo aspecto debe servir como contexto a la hora de entender el por qué Sarri, aun teniendo en nómina un lateral izquierdo (Mario Rui) para suplir la baja del futbolista argelino, en los últimos encuentros -ante Shakhtar Donetsk y Udinese- ha decido optar por cambiar de lado a su lateral derecho titular desde su llegada al equipo. Si bien es cierto que el portugués, aterrizado desde Roma este verano, debió lidiar con ciertos problemas físicos al inicio del curso. La opción de incluir a Hysaj por izquierda -obligándole a jugar a pie cambiado-, y dejando a Maggio en el sitio del albano, esta no parece ser la más oportuna para mantener a flote las esperanzas del equipo.

 El Napoli viene atravesando un bache en su juego

Ante una propuesta tan ofensiva como la de este Napoli, que busca someter a sus rivales a través de la posesión del esférico (también lidera en este aspecto: 64,17%) y la cual intenta congeniar en ataque con la velocidad de sus tres puntas, la presencia de sus laterales es de suma importancia dentro del desarrollo colectivo. Por ello, por una cuestión de más causalidad que casualidad, el equipo viene formulándose una serie de cuestiones acerca de su propuesta en este último mes de competición. Al Napoli le viene costando asentarse con su modelo sobre el suelo rival mucho más que antaño, como quedó de manifiesto en el último encuentro ante el Udinese. Este aspecto del juego, que en gran medida recae en los laterales -pues más allá de ensanchar y hacer profundo al equipo también le permiten permanecer durante largos tramos de un encuentro apostado bien arriba sobre el terreno-, se ha visto claramente damnificado por la pequeña crisis que ha provocado la ausencia de Ghoulam

El Napoli, desde la lesión de Ghoulam, ha incrementado sus pases en campo propio (+2,31%) y ha reducido los mismos en campo rival (-22,94%). Consecuencia directa del papel de los laterales. 

La última medida adoptada por Sarri, la de pasar a Hysaj por izquierda y situar a Maggio por derecha, no está respondiendo de acuerdo a las expectativas. Y ante esto conviene destacar dos razones muy distintas. La primera hace referencia a un tema de perfiles. Hysaj, siendo diestro, no puede aportar por izquierda la misma destreza que la de un zurdo. Un aspecto que, como puede resultar lógico, lastra en muchos aspectos el fútbol que adopta el equipo a la hora de, por ejemplo, sacar el balón jugado o activar a los distintos acompañantes que aguardan por delante del esférico. Un dilema que además entronca con la segunda de estas cuestiones: los automatismos del conjunto. Jugar por izquierda o por derecha casi nunca viene a significar lo mismo en cualquier equipo, y mucho menos en este Napoli. Mientras que por izquierda el lateral en cuestión debe ser capaz de combinar con Hamsik y activar a Insigne; esto mismo por derecha, por las particularidades de Allan y Callejón, rara vez sucede. Solo así, frente a esas dos controversias, podría explicarse el desajuste que ha supuesto el jugar con Hysaj por el otro lado. Lo más sensato, dado que el tiempo apremia, parecería la opción de resituar a Elseid y que Mario Rui, poco a poco y con ayuda, empiece a resolver el acertijo de su costado. Pues Sarri debe encontrar pronto la respuesta adecuada que recupere la fluidez y restablezca la dinámica. 
Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario