, , , , , , , , , , , , , ,

ALLEGRI, DONDE MÁS LE DUELE AL NAPOLI

La Juventus solventó con creces el primero de los dos enfrentamientos consecutivos que deberá afrontar ante sus dos opositores más cercanos. En el San Paolo, ante el Napoli, la escuadra de Allegri encumbró una de sus versiones más sólidas de lo que va de curso, en una victoria que le hace salir reforzado por una cuestión de sensaciones más que de puntos. Como quedó de manifiesto, ni uno ni otro equipo concurrieron al encuentro en su mejor momento. Aunque la Juventus, escudada en un gol de ventaja, volvió a demostrar que el tiempo no ha hecho mella en su filosofía. A fin de cuentas, este empaque no es sino resultado de un equipo que desde hace bastante tiempo dejó de intimidarse ante nada ni nadie.

Gonzalo Higuaín (29), durante su celebración ante el Napoli. Foto: Francesco Pecoraro/Getty Images.


El esquema de Allegri no dejó indiferente a nadie

El planteamiento de la Juventus cogió muy mal parado al Napoli desde su salida de los vestuarios. Y es que tal fue el impacto que provocó sobre su rival que el propio Maurizio Sarri, al borde del descanso y perdiendo por cero a uno, todavía no había encontrado antídoto alguno. La Juventus, a diferencia de aquello que venía proponiendo en los últimos días, ingresó al San Paolo en un 4-4-1-1. La decisión, que en un primer momento parecía avocada a esbozar un dibujo muy distinto al que finalmente terminó siendo, llevó a Douglas Costa a actuar muy abierto por derecha, a Matuidi por la izquierda y a Dybala, en lugar de partir desde cualquiera de los dos costados, a jugar por detrás de Higuaín en punta. Y la idea del técnico de Livorno pronto surgió efecto, con el brasileño amedrentando el lateral más débil del Napoli y el ‘10’ argentino persiguiendo a Jorginho sin dejar ni un solo instante de mirarle a los ojos -Allegri no propuso un marcaje al hombre entre Dybala y Jorginho, sino más bien una medida encaminada a bloquear al italiano y, por ende, a todo el colectivo: pues prefirió ocultarle las líneas de pase-.


Con el marcador a su favor, tras una combinación a muy pocos toque entre Costa, Dybala e Higuaín, la Juventus decidió proteger su ventaja. Fue entonces cuando la contienda adoptó una nueva dimensión, la cual engulló el nudo y desenlace de la noche, donde el Napoli aglutinó la posesión durante la mayor parte del tiempo pero la gestión del esférico, a diferencia de antaño, evidenció que el equipo no atraviesa por su mejor momento. Si hasta hace no demasiado tiempo el Napoli construía todo su juego desde el costado izquierdo, una vez el regista se instalaba por delante de la línea divisoria y el lateral (Ghoulam), llegando desde atrás, era el encargado de activar al interior (Hamsik) y el extremo (Insigne) de dicho sector, ahora cualquier conato de conexión entre ambas partes no es más que un espejismo de aquello que fue y sin embargo, debido a que Mário Rui -en este caso- y Hysaj -cuando se le ha probado- no cuentan con los automatismos necesarios para poner a funcionar el entramado, amenaza seriamente con echar por tierra todo aquello cuanto presumía de lucir como equipo.

El Napoli, a pesar de la derrota, dejó dos detalles relevantes 

Si bien es cierto que el Napoli intentó acabar el encuentro a golpe de corneta. El encuentro, en el trasfondo de los noventa minutos, atendió dos decisiones del Napoli -ya con el resultado en su contra- que, a pesar de que pudieron pasar de puntillas, conviene tenerlas muy en cuenta. Ya que ambas, antes de entrar en detalles, sitúan al sector diestro en el centro de los focos. Hysaj volvió a ocupar su lateral derecho. Sin embargo, en esta ocasión copó muchísima más atención por parte de sus compañeros. El albano, que se encontró desde el inicio con la oposición de Matuidi y Asamoah en muy pocos metros, fue requerido en más de una ocasión para avanzar con el balón. Y aunque la medida pudo parecer a priori improvisada, ya que esta cayó reiteradamente en el desconcierto de un centro al área muy fácil de defender para la Juventus -y sobre todo ante Insigne y Mertens-, conviene insistir en la misma por la manera en la que Hamsik acabó el encuentro. El eslovaco, desesperado ante la esterilidad de su lado, se dejó caer al derecho. Y aunque el detalle pueda parecer puntual -lo dirá el tiempo-, este podría inducir a Sarri -por cómo invirtió los últimos minutos- a buscar una alternativa desde la otra orilla del campo.

Artículo relacionado: 'El '2' y el '3' de Maurizio Sarri'
Share:

3 comentarios:

  1. Ayer ciertamente me esperaba un encuentro más igualado que lo que finalmente acabó siendo. El resultado da la impresión de cercanía entre ambos equipos pero en casi todo momento la la Juve controló el encuentro.

    Quizás la única igualdad fue hasta el primer gol, donde el Napoli presionaba bastante bien arriba y a la Juve le costaba encontrar a Pjanic. Cuando lo hacían, la calidad del bosnio era suficiente para contactar con Dybala entre líneas y así girar a un Napoli con muchos jugadores en campo rival.

    Tras el gol, mucha posesión infructuosa del equipo napolitano.
    La Juve contribuyó a ellos pues defendieron por acumulación, sin cometer errores y con todos sacrificándose en estas tareas. Rayaron la perfección y no sufrieron en defensa quitando un par de acciones de Lorenzo Insigne.

    ResponderEliminar
  2. @DavidM_SVQ

    Muy de acuerdo con tu análisis, David.

    Da la impresión de que con este resultado la Juventus puede salir fuertemente reforzada, no solo por una simple cuestión de puntos en la clasificación sino por las sensación que transmitió en todo momento. Mostró una versión muy seria y, como bien dices, salvo en contadísimas ocasiones, el Napoli casi no llegó a intimidar.

    Una de las imágenes del partido, pienso, sucedió en el túnel de vestuarios al descanso. Fue tremendo ver (por la retransmisión de beIN) cómo los jugadores del Napoli tenían unos rostros de impotencia tremendos. Y así se vio también en el segundo tiempo.

    Por cierto, ¿cómo crees que podrá afectar lo de Ghoulam a corto, medio y largo plazo? En mi opinión, si Sarri no encuentra una solución pronto, puede marcar un antes y un después muy crítico en el proyecto del equipo. Es clave ese lateral izquierdo.

    Muchas gracias por venir a conversar de fútbol, de verdad.

    Un fuerte abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  3. Perder toda la temporada a Faouzi Ghoulam es una baja muy importante. Es clave en el esquema de Sarri pues es el algerino el que da amplitud por la izquierda dando libertad a Insigne para que se pueda ir hasta la mediapunta o hasta la delantera. Además, el tener siempre a Ghoulam abierto obliga a que el rival tenga que defender muy abierto dejando espacios interiores en los que tanto Insigne como los centrocampistas tejen estas sociedades tan características del conjunto partenopeo.

    Cuentan con Mario Rui, pero no es lo mismo. El portugués físicamente está un paso por debajo, y defensivamente me despierta dudas (el otro día falla en el gol de Higuaín). Además, raro es el partido que aguanta en el campo los 90 minutos.

    Aunque a corto plazo es una baja que reduce sensiblemente las posibilidades de su equipo, supongo que las consecuencias no llegarán al medio y largo plazo pues ahora se abre la ventana de fichajes y el Napoli reforzará la demarcación. En los meses claves no puedes jugártela con Mario Rui y el veterano Maggio.

    ResponderEliminar