, , , ,

CON VECINO MÁS CERCA DE VALERO

Matías Vecino ha emprendido el mismo sentido que Borja Valero. Pretérito compañero del mediocentro español en Florencia, el uruguayo también ha cambiado viola por nerazzurro durante este verano. La sintonía entre ambos sobre el campo ha sido la razón por la que Spalletti decidiese tocar en dos ocasiones la puerta del club toscano. Podrá jugar con el madrileño por delante del nuevo, a la inversa, e incluso con los dos compartiendo altura. Aunque lo único realmente cierto en estos momentos es que el Inter, por fin, ha actuado en consonancia a las necesidades que venía arrastrando desde hacía tiempo.

Matías Vecino (26), durante un encuentro con la Fiorentina la pasada temporada. Foto: Serpents of Madonnina

Pese a tener un perfil más defensivo que Gagliardini-Valero, podrá resolver los problemas en mediapunta

En la pizarra, a tenor de lo expuesto en la preparación del curso, Spaletti tiene previsto confeccionar un sistema mixto entre aquello que terminó siendo el Inter de la 2016/17 y su Roma del mismo periodo. O lo que, dicho de otra forma, reconforte un sistema que no rehúya del trato con el esférico, y que, entre sus funciones, las llegadas por el costado se encarguen de disimular el atasco posicional que el combinado viene sufriendo de antaño. Pues es por esto último, precisamente, el motivo por el cual la llegada de Matías Vecino cobra todo el sentido del mundo. Con Frank De Boer en el banquillo, pero sobre todo durante el efímero paso de Stefano Pioli, el cuadro centró buena parte de sus aspiraciones ofensivas en llegar por fuera, a pocos toques, con Candreva y Perisic bien abiertos a la cal, con tal de cruzar el esférico al desmarque -o remate, en el mejor de los casos- de Icardi como punta en solitario. Pero esta estrategia, lejos de la casualidad, fraguó sus intenciones por una sencilla razón: la que refería al paso previo del centro, en la frontal rival; pues a menudo tal zona caía en desuso.



Pero si el Inter acostumbraba a formar en un 4-2-3-1 donde Éver Banega y Joao Mario se alternaban la mediapunta, ¿cómo resultó entonces el escollo de tal demarcación? La explicación encuentra su sentido unos metros más atrás, en el mediocampo. En el mismo que desde enero al presente mes de agosto el Inter ha decidido reforzar con hasta tres futbolistas de un corte similar, que no idéntico: Roberto Gagliardini, Borja Valero y en esta ocasión Matías Vecino. Debido a que la medular nerazzurra no respondía ante sus propios pasos de salida, lo cual obligó a Banega a multiplicar sus tareas y acercarse al medio para iniciar el juego por su cuenta, el arquetípico ida y vuelta del argentino, a sus 29 años, sin ser especialmemte destacado por su velocidad en carrera, llevó al Inter a un atasco ofensivo cuando el balón discurría por en medio. Ya que Icardi, en ataque, funciona mejor cuando le ponen el balón por delante y no debe recular su sitio a razón de combinar y servir de cara a su entorno ofensivo.


Podrá rotar el doble pivote, incluso formar un mediocentro a tres

Dado que Joao Mario luce mejor cuanto más arriba juega, con tal de exhibir así su llegada desde la segunda línea; y deshechas, por lo tanto, las probaturas que interpuso De Boer al querer acoplarlo como regista. El mercado del Inter, con Spalletti al mando, ha adoptado una tendencia muy marcada con respecto a sus adquisiciones. Si Valero, como se ha dejado ver en la pretemporada, desarrolla sus funciones en el mediocampo, cual motor del fútbol que planteé el Inter del próximo curso; acompañado por Gagliardini, quien, sin ser ni mucho menos un perfil posicional, pues conoce de su paso por Bérgamo el sumarse al ataque, iniciar los primeros pases y además recuperar, si cabe, el balón cuando repliega hacia su lugar de origen; la llegada de Vecino, en este sentido, recoge una doble lectura: porque podría alterar el plan más reciente, una vez (re)armado el 4-2-3-1, para dar lugar a un 4-3-3 similar al de Spalletti en Roma. Donde Gagliardini y Vecino recogiesen el testigo de los interiores, como escoltas de Valero en la sala de máquinas. Aunque incluso cabe la posibilidad de mantener este módulo, y que el uruguayo pugne por un sitio con Joao Mario; a la espera de que Spalletti termine por perfilar el sitio de Jovetic y Éder, quienes detentan la utilidad de ocupar distintos sitios en el frente.

Porque en la Fiorentina, a veces a la espalda de Valero y otras (menos) ocasiones como su pareja en la zona de medios, Vecino desempeñaba una función duplicada desde un mismo sitio de partida. Dado que el uruguayo ostenta una buena conducción en carrera, no sería inusual verlo servir como nexo entre Icardi y los costados. En un rol, eso sí, algo más pausado del que tiene Joao Mario: acostumbrado a combinar con el argentino en el ataque para que sea él, el propio brasileño, quien acabe incurriendo a finalizar la jugada; y partiendo, en el caso del nuevo fichaje, como mediocentro de un doble pivote parecido al frecuentado en Florencia.

El de Canelones, conviene destacar, no destila esa capacidad de regate o desmarque, sino que acostumbra a finalizar su fútbol de una manera más simple, que no menos efectiva, con un latigazo desde fuera del área. Aunque Vecino, conviene reparar, sí atesora una garra más férrea en lo defensivo, puesto que ni Valero ni Gagliardini se suponen expertos de tal función. Es posible que si Spalletti decide juntar a los tres, les exija a todos por igual un continuo ejercicio de despliegue-retorno, el cual consiga mantener al equipo por siempre compacto. uizás algo acabe fichando el Inter en este sentido, más si Medel se termina marchando. Aunque si esto termina fallando, y el Inter vira entre tanto creativo y tan poco destructor; cabe la posibilidad de que dentro de otros doce meses hablemos del hombre que satisfaga las pretensiones contrarias a este texto. El equilibrio nunca será algo sencillo.


Share:

2 comentarios:

  1. Que lo use de radja no? como casi media punta aunque Joao Mario tiene mayor potencial para ese rol. Me gusta mucho Spaletti pero a ese medio le falta juego físico y defensivo. Me gusta Valero a Vecino no lo tengo tan visto pero no sé en Fiore tenían un mediocentro como Badelj atrás que tampoco es una máquina de quitar pelotas pero con buen posicionamiento y juego físico. Veremos..
    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Exacto, un perfil parecido al de Nainggolan. A eso mismo iba. Habrá que ver cómo moldea el mediocentro con Valero, Vecino y Nainggolan, ninguno es un experto defensivo. Y es ahí donde más dudas me genera este Inter. Apetece mucho ver qué plantea Spalletti.

    Un saludo, Matías.

    ResponderEliminar