, , , ,

DE SCIGLIO DESPUÉS DE DANI ALVES

Massimiliano Allegri volverá a contar con un lateral de garantías en su plantilla. Lo tenía, a decir verdad, incluso en el momento que Dani Alves decidió hacer las maletas con destino a París. Sin embargo, la edad y prestaciones de Stephan Lichtsteiner han obligado a la Juventus a sondear el mercado en busca de un nuevo candidato a ocupar tal zona del campo. Un sitio de suma relevancia, a tenor de lo visto en el último curso, ya que es mediante el lateral donde la escuadra ostenta su segundo eslabón, la zona de mayor desequilibrio: aquella que, en mitad de campo, congenia alrededor de Paulo Dybala.

Mattia De Sciglio (24), durante un partido con el Milan de la pasada temporada. Foto: PlanetaMilan

A pesar de ser diestro, De Sciglio ha ocupado el lateral izquierdo

De esta forma, como viene ya acostumbrando, con la llegada de Mattia De Sciglio la Juventus no solo ha vuelto a golpear a un rival cercano -este año, incluso, quién sabe si por el título-, sino que además, en su línea, lo ha vuelto a hacer de manera proporcional en cuanto al precio y la repentina necesidad. Allegri, a simple vista, ha adquirido un lateral diestro en potencia, completo en lo suyo y con suma capacidad para rendir por izquierda, a pie cambiado, tal y como ha reincidido en lo que atesora de carrera, entre el Milan y a veces la Squadra Azzurra. Ya que, a decir verdad, es en este sitio y no en el suyo por naturaleza el lugar donde De Sciglio ha hecho transcurrir hasta la fecha buena parte de su trayectoria. Al menos hasta el momento, pues no será aquí donde vestirá de corto para la Juventus.

En la Juventus se rodeará de Pjanic y Dybala: ¿será suficiente?

Massimiliano Allegri recuperará de esta forma la figura de un hombre que, por derecha, tal y como ya ostenta(¿ba?) con Alex Sandro por izquierda, le proporcione las tareas propias de todo defensa que, además, corre hasta línea de fondo para desde ahí servir el centro. Aunque esta vez, si todo transcurre según lo previsto, el italiano volverá a centrar con su pie derecho; al contrario que, salvo previo recorte hacia adentro, debía realizar con Mihajlovic y Montella bajo la indumentaria rossonera.  Ya que en tal función, cabe destacar, no existe duda alguna de que De Sciglio podría adaptarse bien al fútbol de la Juventus. A un estilo que esta misma temporada ha llevado a los hombres de cal a llegar hasta muy arriba, mediante los extremos o los mismos laterales, para cruzar el esférico al segundo palo como ruta alternativa, cuando, por incapacidad colectiva -o mérito del contrario, que también lo ha habido-, el cuadro no contaba con la agitación precisa para superar el repliegue de enfrente. 

Las dudas, sin embargo, asaltan en cuanto a su capacidad para conformar el primer, el segundo o tercer escalón, en función de la altura en la cual entre en contacto con la pelota y sirva de lanzadera al resto de los suyos. Cabe por supuesto que el cambio entre Dani Alves y Mattia De Sciglio, en estos momentos, hace salir perdiendo a la Juventus, pues según lo ya mentado, la obligación del italiano a jugar por izquierda con Montella apenas aporta pruebas de su capacidad para salir jugando. Ya que De Sciglio no es Dani Alves, y quizás nunca llegue a serlo; por ahora, Allegri ya ha recuperado la versión más recurrida del lateral, el que defiende y hace correr hacia atrás a su oponente, la cual intentará exprimir desde su llegada. Y a partir de ahí, si llega, probar con la función del brasileño, la de servir como interior de apoyo en el mediocampo, tanto para crear como, a su vez, arrinconar al rival tras pérdida. Será probar y atender a cómo responde su entorno al cambio. De Sciglio, a sus 24 años, no parece siquiera cerca de haber explotado; y cerca de Dybala, Pjanic o Marchisio todo parece más sencillo.

Artículo relacionado: 'Vincenzo Montella tiene un plan'
Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario