, , ,

BERNARDESCHI EN CLAVE JUVENTUS

Federico Bernardeschi abandera la nueva generación de futbolistas en Italia. De porte ligero, toque fino y la gambeta por recurso más cometido, el mediapunta pertenece a la distinguida escuela de los Insigne, Berardi o Pellegrini. Se despidió del último Europeo Sub-21 con respecto a las expectativas previamente articuladas: no solo en cuanto a las sensaciones, también en referencia a su amplia utilidad a la hora de ocupar distintos registros. Bernardeschi, como el caso de Pjanic, Higuaín o De Sciglio, responde más allá de un nuevo golpe al mercado más próximo: es la confirmación a un proyecto que de la urgencia ha trenzado su rutina.

Federico Bernardeschi (23) durante un encuentro con la Fiorentina. Foto: Goal.com

El principal deber de Bernardeschi continúa siendo su regularidad

Bernardeschi lucha jornada tras jornada frente al contrario más complejo al que lanzarle la finta. Pues el toscano, como en otros muchos casos, pelea contra su propia sombra como el rival más perspicaz al que tirar el caño. Si bien, cabe mencionar, el rendimiento del mediapunta durante los últimos tiempos se ha correspondido, como es lógico, con el de la Fiorentina como colectivo; en tantas otras ocasiones su avispado ingenio le ha permitido escapar airoso ante su propio paso, y, por ende, arrastrar consigo el de aquellos con los que comparte vestuario. Será el primer debe que afrontará Allegri con su fichaje, pues además supone un perfil extraño para la Juventus. Debido a su polivalencia, podrá ocupar cualquiera de los tres carriles, ya que de viola Bernardeschi aprendió a jugar como enganche, por izquierda e incluso a pierna cambiada; lo que siendo zurdo le lleva a arrancar cada acción por derecha mediante la diagonal más clásica: recibiendo fuera, muy abierto, para trazar el eslalon hacia la frontal.

No obstante, cuando es capaz de encontrarse a sí mismo, Berndardeschi destila unos aires de grandeza como muy pocos han siquiera acariciado a sus 23 años recién cumplidos. La nueva adquisición del campeón italiano responde, a falta de dar el mercado por concluido, un órdago con respecto al estilo con el que Allegri dio por concluido el curso. De esta forma, debido a la grosa adaptación del toscano, el técnico dispone de la garantía para rotar cual sea de los tres atacantes titulares que ha dispuesto (Mandzukic, Dybala y Cuadrado) igualando, cuanto menos, el nivel hasta entonces mostrado. Incluso como falso 9, si fuese realmente necesario, tal y como dejó patentado durante el último Europeo. Si se mantiene el 4-2-3-1, y Dybala, según lo lógico, se continúa situando a la espalda de Higuaín como punta, Bernardeschi deberá ocupar entonces cualquiera de los dos extremos, con mayor recelo hacia el izquierdo, el de su mejor pie, el cual adoptó Mandzukic, ahora recibirá Douglas Costas -y por el que pugnará Pjaca, una vez esté de vuelta-. 

Bernardeschi puede ocupar cualquier costado; dependerá de su compañero

Está por ver, entonces, qué rol decide otorgarle Allegri a Federico Bernardeschi. Partiendo de la razón, la cual invita a pensar que tanto la punta como la mediapunta del presumible 4-2-3-1, si es que se mantiene así el sistema de cara a la próxima temporada, parten ya ocupadas por la dupla argentina, la misma lógica imagina entonces al de Carrara a formar más cerca de la cal. Bien por la derecha como por la izquierda, Bernardeschi presenta credenciales más que suficientes para rendir de igual manera; aunque todo dependerá de quién sea el futbolista que ocupe el otro costado: si bien es Costa por izquierda o Cuadrado, por delante de De Sciglio.  

El aterrizaje de Douglas Costa, además, dibuja un escenario completamente distinto del que Massimiliano Allegri ha dispuesto a lo largo del curso. A la espera de recuperar a Pjaca de una vez por todas, y mientras se da por concluido el capítulo de salidas, el de Livorno podrá contar con hasta siete futbolistas distintos para los cuatro puestos del ataque: casi dos, cabe destacar, para cada sitio ofensivo del 4-2-3-1. En el último tramo de la temporada, y sobre todo en el encuentro más importante de la Juventus de los últimos años, adoleció una capacidad de desborde que, ante este tipo de encuentros de repliegue y contragolpe, tan análogos con respecto a la rutina bianconera en Italia, terminó dejando el plan algo escueto de respuesta. Brasileño e italiano, cada uno en un carril del campo, fijos o alternando entre ambos -pues, siendo diestro y zurdo, pueden cambiar posturas-, facilitarán una estrategia totalmente opuesta a la que, por bien que se adaptase, un hombre como Mandzukic pueda completar en banda.
Share:

2 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Mil gracias, Velasco.

      ¿Dónde crees tú que podrá encajar mejor Bernardeschi?

      Un saludo.

      Eliminar