, , , , , , , , , , , , ,

SAN SIRO, EN UNA BANDEJA PARA LA ROMA

Los jugadores de la Roma celebran uno de los tantos en San Siro (1-4). Foto: 90Min

La Roma se marchó ganando al descanso en San Siro por cero a goles a dos. Aunque, a decir verdad, su poso y dominio durante los primeros cuarenta y cinco minutos, de no ser por los postes y alguna que otra estirada de Gianluigi Donnarumma, podrían haber asegurado un resultado mucho más abultado en el ecuador del encuentro. El conjunto de Luciano Spalletti, tras caer el pasado fin de semana ante la Lazio, ansiaba una victoria que lo volviese a situar segundo, por encima del Napoli de Maurizio Sarri. Y su ingreso en el césped lombardo no atestiguó sino otra cosa que su intención, una vez había subido hasta el norte de Italia, supondría que acabaría haciendo de todo, menos perder el tiempo. La Roma formó en un 4-2-3-1, sin Kevin Strootman (sancionado) pero con De Rossi y Leandro Paredes en mediocampo. Por derecha, como lateral, estuvo Emerson Palmieri -zurdo por naturaleza- y en el sentido contrario, por izquierda, Juan Jesús. Un central reconvertido en tantas ocasiones a jugar por fuera de la defensa. 

Salió a presionar arriba, donde más daño recibe el cuadro de Vincenzo Montella: su fase de salida. Y pronto, dicho ejercicio que acumulaba en campo contrario en torno a cinco o seis futbolistas, surgió efecto. Por dentro, para cerrar la salida natural entre el central y el regista, Edin Dzeko y Radja Nainggolan se encargaron de bloquear dicha conexión. Por los costados, a la misma altura, Diego Perotti y Mohamed Salah hicieron lo propio con los laterales de un Milan que, ataviado en su propio estadio y parcela del campo, no encontró más remedio que desquitarse del peligro a la vieja usanza. Dzeko y Salah, la pareja más productiva de esta Serie A, recuperaron uno de esos esféricos que el conjunto rossonero no logró patear en largo para que, en un par de pases, batir a Donnarumma por su escuadra. Y sin llegar si quiera al minuto 10 de encuentro, la Roma ya disponía del encuentro servido en bandeja. Replegó líneas, desde ese preciso instante y hasta el final de la noche, cediendo al Milan cualquier tipo de iniciativa, para así coger más carrerilla en el ejercicio que, todavía hoy, le hace destacar en la Serie A. Solo Pasalic, de cabeza en un córner, logró recortar una distancia que los espacios, y la velocidad ante los mismos, resultó realmente insalvable una vez la Roma logró potenciar su feroz contragolpe.


Edin Dzeko 2016/2017: 37 goles en 49 partidos; es el máximo artillero de la Serie A (27 dianas y 6 asistencias).

Edin Dzeko, tras el encuentro: "No es normal tener este tipo de altibajos si quieres vencer cualquier cosa. Debemos mejorar en todas las fases. Llegar aquí, a un estadio como San Siro, y hacer cuatro goles no es nada sencillo. Hemos realizado 90 minutos de un fútbol perfecto. Era importante ganar esta noche, y será importante también vencer en los próximos encuentros; después ya se verá. Con la Juventus jugamos en casa y queremos hacerlo bien, está todo en nuestras manos: quedan tres partidos y nosotros decidiremos qué lugar terminamos ocupando en la tabla".  
Luciano Spalletti: "La Roma ha completado una temporada donde ha habido numerosos altibajos que han terminado por determinar las eliminaciones (europeas), aunque cada uno puede interpretarlo como quiera. La plantilla tiene grandes números, y se encuentra en la lucha como una de las mejores del campeonato. Es un buen trabajo".

Artículo relacionado: 'En busca de una nueva fórmula' - Análisis táctico de la Roma 2016/2017
Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario