, , , , , , , , , , , , , , , , , ,

DE GASPERINI HASTA PAPU GÓMEZ

La Atalanta jugará la próxima edición de la UEFA Europa League. Veintiséis años después, una competición europea volverá a inundar las calles de Bérgamo, que recoge de manera muy merecida el trabajo de Gian Piero Gasperini y su plantilla. Empató en casa ante el Milan. O, mejor dicho, Gerard Deulofeu empató en su visita al Atleti Azzurri d’Italia. Aunque eso, una vez alcanzado, será lo menos importante del recuerdo lombardo. Por vez primera, si nada extraño sucede de aquí al final de la campaña, será la primera vez que la Atalanta termine una temporada por encima de Milan e Inter. La DEA ha vuelto. Con el piamontés al mando. Y el proyecto, recién renovado hace escasos días, no parece sino haber hecho más que empezar.

Papu Gómez (29) celebra uno de sus goles durante este curso con la Atalanta. Foto: El Gráfico

La baja de Kurtic marcó el planteamiento de Gasperini: en lo posicional, no en su idea

Y lo consiguió, como no podía ser de otra forma, siendo fiel a sí misma. A aquello cuanto su técnico, desde hace ya tiempo, venía utilizando en todos sus equipos. Un planteamiento que instauró durante el primer ecuador del curso, y hasta la fecha ha sabido mantener la Atalanta. Salió a dominar al Milan desde el arranque, a buscarlo muy arriba, con sus dos principios al máximo exponente: una feroz presión tras pérdida y un canal ofensivo muy encauzado por sus costados. Sin Jasmin Kurtic en el once, Franck Kessié retomó su puesto titular -una vez superada su lesión-, aunque lo hizo, a diferencia del esloveno, en un rol más interior. Algo que, numéricamente, transformó el sistema a un 3-5-2. Aunque el orden, en esta Atalanta, lo marca su ejercicio defensivo: aquel que, de una manera muy física, lleva al conjunto a formalizar un marcaje individual en todos los sectores del campo. De esta forma, Freuler actuaba siempre sobre Suso -hoy como interior, en el 3-5-2 de Montella-, el propio Kessié sobre Pasalic y Cristante con Montolivo -que volvió tras mucho tiempo de baja-. Y le salió a Gasperini, según lo esperado.


Marcas al hombre 1x1: Atalanta vs Milan. (Click para ampliar) 
Pues Spinazzola y Conti, los dos carrileros del sistema, consiguieron adelantar a la DEA justo antes del descanso. Y a los puntos, a decir verdad, el resultado ajustició la primera mitad. Vincenzo Montella, tocado tras la última retahíla de resultados, decidió modificar el sistema: jugó con tres defensores atrás, algo que el Milan no hacía desde octubre del 2012, situando a Kucka y De Sciglio en los costados, a la vez que formó con Lapadula y Deulofeu en el frente de ataque. El peruano, muy vigilado por Caldara, en otro principio básico de esta Atalanta que empareja a todo campo y libera, de esta forma, a su central de en medio con la referencia del contrario, solo el catalán fue capaz de hacer estirar a todo el cuadro rossonero. A un toque, de manera precisa, jugando esta vez por dentro, sumó una pieza más en el centro que, cuando Toloi o Masiello no alcanzaban a anticipar su recepción, hacía a los de Montella ganar unos cuantos metros sobre el terreno contrario. Aunque dicha vía de escape fue efímera, en apenas dos o tres ocasiones, ya que la Atalanta tomó muy temprano un testigo que no soltó hasta el descanso.

Deulofeu, esta vez por dentro, fue la mejor arma del Milan durante el encuentro

Sabedor de las diferentes adversidades que estaba acaeciendo, el técnico napolitano modificó su propuesta inicial. Retiró a Kucka, que había estado formando por fuera, más pendiente de las incursiones de Spinazzola que de hacerle correr a su espalda, para introducir a Bacca. Así, el Milan pasó a dibujar en un asimétrico 4-4-2, con el colombiano y Lapadula en ataque, y Suso-Deulofeu por detrás. Los dos españoles, cada uno por un costado, no formaron como volantes al uso, ya que prosiguieron el encuentro en una posición más interior. Más alzada que con respecto al inicio, en el caso del gaditano, lo que facilitaba la fluidez del conjunto a la hora de sacar el esférico. El cambio se produjo en el momento más crítico de la Atalanta, una vez fue perdiendo fuelle en su planteamiento, y comenzó a defender por más acumulación que fijación. Gasperini respondió con Kurtic, lo que favorecía la presencia en mediocampo, liberando al Papu Gómez a jugar como ‘9’. Aunque entonces, sin Petagna y con el cuadro muy agotado, fiel reflejo a este último tramo que ha estado afrontando, disipó cualquier opción de despliegue. El italiano, por su movimiento, había potenciado esa presencia cerca del área de Donnarumma, pero la DEA terminó el encuentro metida en su propio campo. Conforme. Ya que ni siquiera el tanto de Deulofeu podría arruinar una proeza, de más corazón que piernas, hecha realidad.

Artículo relacionado: 'El reloj de Gian Piero Gasperini' - Análisis táctico de la Atalanta 2016/2017

Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario