, , , , , , , ,

MASSIMILIANO ALLEGRI EN EL CAMP NOU: SER O NO SER

Massimiliano Allegri (49) durante un partido esta temporada. Foto: Juventus

En los últimos siete días, el preciso laxo de tiempo que ha transcurrido entre el tres a cero de Turín y el aterrizaje de la Juventus en Barcelona, Massimiliano Allegri ha debido visionar unas cuantas veces el planteamiento del PSG de Unai Emery hace escaso mes y medio en el escenario azulgrana. El modelo adoptado por el livornés, más conservador a lo largo de las últimas semanas de lo hasta entonces sabido, como si hubiese estado preparando un contexto parecido al que ahora deberá proteger, marcará el devenir de la Juventus: no solo en la competición como tal, por aquello de clasificar entre los cuatro mejores del torneo; sino por el capítulo que hoy en día escribe, saber si se encuentra (o no) tan madura como se le presupone de antemano. El cuadro bianconero tropezó fatídicamente el año pasado, en octavos, por una decisión muy concreta de su propio técnico: prescindió de su principal punto de fuga, Álvaro Morata, retirándolo del campo para encerrarse en el Allianz Arena de Múnich. Craso error.

| Leer más: 'Allegri ya lo había soñado' – Análisis táctico del Juventus 3-0 Barcelona | 

Lo cierto es que Allegri jamás ha sido un gran gestor de ventajas en los cruces directos: el Arsenal, el mismísimo Barcelona o el Bayern supieron en 2012, 2013 y 2016, respectivamente, lo que es remontarle una eliminatoria al italiano cuando partía con ventaja para la vuelta. No cabe duda alguna que, a estas alturas, la Juventus de este momento es el mejor equipo (y resalto equipo, como colectivo) de aquellos cuantos permanecen vivos en la Champions League. Funciona como uno solo. Repleto de automatismos tácticos que le permiten dominar, bascular y replegar en función de las necesidades de cada encuentro -o las impuestas por su entrenador-; y cuenta además con individualidades a la altura del torneo: caso del ‘recién nacido’ Paulo Dybala, Gonzalo Higuaín o Gianluigi Buffon. Pero en el Camp Nou, con todo lo que ello implica visitar al FC Barcelona de Lionel Messi, Luis Suárez y Neymar Junior, estas proezas solitarias contarán casi tanto, pues no del mismo modo, que el correcto engrasado que deberá adoptar el conjunto, en su totalidad, para rendir de manera precisa ante una exigencia mayúscula. Seguramente el cuerpo le pida a Allegri replegar bajo, ordenado, y de un contragolpe asestar el golpe final al envite de cuartos; pero, a tenor de su experiencia y la fatalidad parisina en la ronda anterior, ¿habrá sido tal la decisión correcta una vez el colegiado indique el final del encuentro?



La Juventus 2016/2017 lleva dos goles en contra y 17 a su favor en la Champions League.

Massimiliano Allegri, en rueda de pensa: "El partido perfecto de la Juventus no será otro que el que nos haga pasar de ronda, así de simple. Debemos hacer un encuentro muy lúcido, de mucho temple. Habrá momentos en los que nos tocará defender más y momentos en los que deberemos atacar; debemos actuar buscando el gol. Las debilidades y dificultades en la fase defensiva del Barcelona no creo que hayan sido solucionadas en una semana, y sobre eso debemos actuar, sabiendo que cuentan con un gran potencial en ataque. Pero eso ya lo sabíamos en la ida, en Turín; debemos mostrarnos siempre muy serenos. La fuerza del equipo es su propia mentalidad". 


Artículo relacionado: 'Paulo Dybala ante su gran noche'
Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario