, , , , , , , , , , , , , , , , ,

LUZ VERDE PARA LA LAZIO

Milinkovic-Savic (22) y Ciro Immobile (27) celebran uno de los tantos conseguidos ante el Bologna. Foto: La Stampa


La Lazio ha decretado el estado de optimismo. Tras imponerse entre semana, con contundencia, a su principal archienemigo sobre la faz de la Tierra en la ida de las semifinales de Copa Italia, el conjunto de Simone Inzaghi derrotó por la misma diferencia que ante la Roma, dos goles a cero, en su visita al Bologna a domicilio. Y lo cierto es que, a tenor de los 95 minutos en los que alargó el encuentro sobre el césped del Renato Dall’Ara, se puede hablar de una victoria merecida. Tres puntos que, encadenados a los otros tres del anterior fin de semana ante el Empoli, y sirviéndose del tropiezo de la Atalanta en su cita con la Fiorentina, sitúa al equipo laziale en el cuarto puesto de la tabla. O lo que es lo mismo, en puestos de Europa League, a cuatro puntos de distancia con respecto al Napoli -quien marca la tercera y última plaza de Champions- y dos por encima del Inter -sexto, a las puertas de retomar el tren que le haría recorrer el 'Viento Continente'-. 

El encuentro presentó dos partes muy diferenciadas. Ambas, no obstante, bajo dominio del cuadro romano. La primera mitad, caracterizada por un yugo más agresivo, más invasiva en cuanto al espacio, le permitió acostarse sobre el campo contrario. En un 4-3-3 desde el arranque, la Lazio comenzó a enhebrar su fútbol desde los centrales; con De Vrij y Hoedt, ambos neerlandeses, quienes sirvieron de la media presión interpuesta por Donadoni para iniciar ellos mismos el juego. Con Biglia muy tapado, entre la pareja de puntas -Petkovic y Verdi-, además del agresivo marcaje tan característico de Dzemaili, los defensores conectaron pronto -y fluido- con Parolo y Milinkovic-Savic desde los interiores. Felipe Anderson comenzó a congeniar por dentro, más móvil que Lulic por izquierda; y de un centro lateral del propio bosnio, Immobile hizo el primero. La segunda, con el marcador a favor, permitió a los de Inzaghi un escenario más conservador: de repliegue-contragolpe; que el mismo italiano materializó en el 0-2 final. Una jornada más, una menos, para un Bologna que no conoce la victoria desde finales de enero, y que juega con la sensación de saberse superior a los tres predestinados a perder la categoría.




Ciro Immobile 2016/2017: 16 goles y 2 asistencias en 26 jornadas (18g./29p. en el total de la temporada); a solo 6 goles de su 2013/14 (Torino).

Simone Inzaghi, tras el encuentro ante el Bologna: “Ayer ya había advertido a mis futbolistas que podríamos jugar en un 3-5-2. Sin embargo, tras el calentamiento previo, hemos visto su once [5-3-2] y he decidido cambiar el nuestro porque tengo los intérpretes suficientes para hacer estas cosas. Probablemente, si el Bologna hubiese formado en un 4-3-3, nosotros hubiésemos contestado de la misma forma. Debemos pensar partido tras partido: en los últimos 30 partidos hasta ahora disputados hemos perdido únicamente de manera decidido en el Juventus Stadium. En los otros encuentros hemos jugado siempre de tú a tú. Nos faltaría algún punto en la clasificación, como en los partidos de casa ante el Chievo o el Milan, pero forma parte del proceso de crecimiento. Somos un equipo que ha madurado mucho”. 

Ciro Immobile es, actualmente, el segundo máximo goleador italiano de la Serie A (16 goles); solo por detrás de Andrea Belotti (23). La delantera titular de la nueva Squadra Azzurra de Giampiero Ventura.


Artículo relacionado: 'Una Lazio con altura de miras' - Análisis táctico de la Lazio 2016/2017
Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario