, , , , , , , , , , , , , ,

BELOTTI ANTE LA BIPOLARIDAD 'VIOLA'

Una jornada más, una jornada menos. Eso es lo que tuvieron que pensar los aficionados de la Fiorentina al ver como anoche, por enésima vez, los suyos dejaron escapar un partido que parecía del todo sujeto. Y de eso mismo, de esa inestabilidad en la que se encuentra el conjunto toscano, bien se supo aprovechar Andrea Belotti. El italiano, desde hace varias semanas es también lo más destacado de un Torino que parecíaque sí, pero que al final no ha resultado ser para tanto. Con este resultado, en lo que era una cita decisiva para que ambos equipos lograsen reengancharse a su principal objetivo, deja a toscanos y a turineses con una distancia de -9 y -14 puntos con respecto a los puestos europeos.

Andrea Belotti (23), en el momento del penalti que acabaría estrellando en el larguero de la Fiorentina. Foto: TuttoSport

Solo Saponara, muy móvil en los tres cuartos, fue capaz de iluminar al cuadro toscano

Lento. Espeso. A veces desmedido, en cuanto a imprecisiones se refiere. El primer tiempo de anoche no fue sino la mejor radiografía del momento por el que atraviesan tanto Fiorentina como Torino. Poco vistoso, en resumidas cuentas. Ya que siendo superiores los de Sousa, desde el inicio hasta el minuto cuarenta y cinco, el dominio no se tradujo sin embargo en la presión, intensidad y caudal ofensivo que, hasta hace no demasiado tiempo, representaba al cuadro toscano. En un momento crítico, tras el esperpento europeo de hace escasos días ante el Borussia Mönchengladbach, Sousa quiso mantener su sistema 3-4-2-1, pese a no poder contar con Vecino (sancionado) ni con Bernardeschi (lesionado). Y a pesar de todo ello, no obstante, la mejor noticia para la Fiorentina fue el resultado con el que se marchó al descanso. Pues con poco, no solo se impuso a su contrario sino que, además, supo traducirlo en el resultado (2-0 al descanso). Tampoco, siendo justos, le exigió de más el Torino. Ya que, cuando mejor parecían estar los de Mihajlovic, el luso decidió reorganizar a los suyos. Y la respuesta fue todo un acierto.

| Leer más: 'Una vuelta de tuerca' - Análisis de la Fiorentina 16/17 |

Sin el uruguayo en mediocampo, Sousa decidió retirar a ‘La Roca’ Sánchez de su más reciente ocupación como central diestro, para volver a ponerlo en mediocampo. De esta forma, junto a Badelj, la Fiorentina presentaba un doble pivote muy físico para hacer frente al trío medular de los turineses. Estos, sin Adem Ljajic -quien tampoco atraviesa por su mejor momento, y empezó como suplente en el encuentro- no disponían de esa atracción que, acercándose unos metros más abajo, fuese capaz de unir los dos últimos tramos del campo. Y como muestra, el único pase que Andrea Belotti consiguió completar en el tercio superior (6 en el total) de la primera parte. Pero el técnico, en vistas de la relajación -en parte consentida-, supo anticiparse a perder el dominio durante el último tramo y decidió reorganizar al equipo en un 4-4-1-1, donde Sánchez-Salcedo se abrieron como laterales; mientras que, dado el protagonismo de Saponara entre líneas, Valero bajó a ocupar el vacío del colombiano a la izquierda de Badelj. Pues, en un primer tiempo tan débil, de acuerdo a lo que uno y otro llegó a enseñar (y a apuntar) en este mismo curso, los destellos de Saponara como ‘10’ y de Chiesa por derecha atrajeron todas las miradas.

Andrea Belotti, con un Torino arrastras, se sirvió de la inestabilidad en el segundo tiempo 

El ex mediapunta del Empoli, con poco, es capaz de situar a Kalinic de cara a puerta. Y su llegada, dado el nivel actual de Ilicic, que Bernardeschi no alcanza la regularidad deseada y que Chiesa funciona mejor en banda, es todo un acierto. Porque además, como el propio Sousa atestiguase, permite una menor dependencia de Valero en 3/4 -y que forme, así, donde más falta le hace al colectivo, en el centro del campo-. Pero como viene siendo habitual en este curso, ya sea por un tema mental, físico, o quizás una mezcla de ambas, a la Fiorentina le está costando mucho gestionar sus ventajas. Así, de un 2-0 al descanso, el Torino, sin tampoco apretar en exceso, consiguió rascar un empate. Y eso que Belotti, quien ya se sitúa como máximo artillero del campeonato (empatado con Higuaín y Dzeko por 19 tantos), desperdició un penalti contra el larguero (cuando todavía marchaba 2-0). Ese mismo mal, que ya ha atrapado al cuadro ‘viola’ en otras noches como ante la Sampdoria, el Genoa o, sin ir más lejos, el Gladbach el pasado jueves, donde además siempre atiende al mismo síntoma: empezar muy fuerte para terminar siendo todo lo contrario, es el que espera Sousa que no se contagie a una directiva que, pocas horas antes, lo ratificó en su cargo técnico. Lo que parecía un bache, ahora es desconcierto.

Artículo relacionado: 'La tecla de Sinisa Mihajlovic' - Análisis del Torino 2016/2017
Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario