, , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

EL ASALTO DE GIOVANNI SIMEONE

Leonardo Pavoletti, el máximo artillero del Genoa durante la anterior campaña (con 15 goles y 3 asistencias en 26 encuentros disputados), ya ha sufrido dos lesiones que lo han tenido apartado de los terrenos de juego durante varias semanas. La última, producida a finales del mes de noviembre, y que afecta al ligamento colateral de su rodilla izquierda, reviste de tal gravedad que el atacante italiano no jugará más hasta finalizar el presente año 2016. Sin embargo, como tantas otras veces, la lesión del uno se convierte en la oportunidad para el otro. Y ante la ocasión, con total merecimiento, se encuentra un Giovanni Simeone (1995, Madrid), que no la está dejando escapar.

Giovanni Simeone celebra, junto a Pandev e Izzo, uno de sus tantos esta temporada. Foto: www.lapresse.it

Tras la lesión de Pavoletti, Simeone despunta como el “9” elegido por Juric

En una línea ciertamente continuista a lo que ya proponía Gian Piero Gasperini durante su tiempo en el Grifone; Ivan Juric, desde su llegada, ha organizado al Genoa en un sistema 1-3-4-1-2. Módulo que, dependiendo de las piezas que incorpore en el ataque, puede llegar a formar en 1-3-4-2-1 (imagen #1). Sea como fuere, el eje fundamental del sistema se sustenta en sus tres centrales, un doble pivote, dos carrileros, un enganche y otro par de atacantes. Variando estas dos últimas posiciones, en función de las exigencias de su propia plantilla y, claro está, del rival al que se enfrente. La posibilidad de realizar un recambio de garantías por cada puesto que compone la alineación, es la baza que ha debido emplear el técnico croata para reemplazar la baja de su delantero estrella. Y por el momento, la alternativa del atacante hispano-argentino responde de maravilla. El hijo de Diego Pablo, en su primera temporada fuera de Argentina, y apenas cuatro meses después de su llegada, ya es conocido como una de las sensaciones en esta Serie A 2016/17.

Ivan Juric, entrenador del Genoa: “Leonardo Pavoletti falta desde prácticamente el inicio de la temporada. Lo hemos tenido al máximo de forma solo en los primeros tres encuentros, y resulta evidente que para nosotros es una gran pérdida. Lo echamos en falta sobre todo en los partidos cerrados, donde dominamos al contrario pero nos cuesta entrar. Estoy convencido de que puede jugar junto a Simeone, pero hasta principios de enero no creo que esté de vuelta. No existe comparación entre ambos: Pavoletti es un delantero súper completo, mientras que Giovanni es un chico joven que puede crecer muchísimo. Tiene un hambre enorme y muchas ganas de trabajar; en el área tiene su instinto propio y es realmente peligroso”.

Imagen #1: Repliegue Genoa, 3-4-2-1, en última jornada vs Chievo. (Click)
Tras una (lógica) adaptación que no le llevó a debutar hasta la cuarta jornada del campeonato, los números de Simeone son realmente positivos. Y más siendo esta su primera campaña en una liga como la italiana. El atacante ya suma 5 tantos en 13 partidos, de los cuales en 8 arrancó desde el inicio, y que se han transformado de manera directa en un total de cuatro puntos (1-1 frente al Pescara y 0-1 con el Bologna). Contribuyendo, con los tres restantes, en la que hasta el momento ha sido su mejor semana desde que está en Italia: un doblete frente a la Juventus hace escasas dos jornadas y el tanto que abrió el marcador, apenas tres minutos después de que arrancase el encuentro -frente al Perugia-, en la clasificación copera del Genoa a los octavos de final. Porque Giovanni, quien sabe si instruido por su propio padre, parece haber nacido para jugar en el Calcio. De complexión fuerte, pero de movimiento muy ligero, posee la combinación ideal para lidiar con el prototipo de central que ostenta la competición.

El juego del equipo, muy vertical, favorece al delantero

El equipo entrenado por Ivan Juric es uno de los más ofensivos que se puede ver hoy en Italia. Los carrileros, a menudo Laxalt -por izquierda- y Lazovic -por derecha-, son pura electricidad. Ambos futbolistas, ya sean los dos anteriormente nombrados o en el caso de Fiamozzi, Ninkovic o Edenilson cumplen con un papel fundamental en el plano táctico: no solo para recibir, encarar y fabricar la ocasión; sino también en el balance defensivo. Pues este Genoa, comandado por Tomás Rincón desde la medular -quien crea, destruye y además se incorpora-, acostumbra a reunir numerosos efectivos en el área rival; pues, de manera análoga a la que busca el remate, el grupo, tras pérdida, activa una presión tenaz. El problema, no obstante, aparece cuando la jugada resulta inacabada y el contrario puede pertrechar la réplica. Con espacios y el equipo muy abierto, solo los tres centrales -Izzo, Burdisso y Muñoz- y la pareja que acompañe al venezolano en el doble pivote -normalmente, Miguel Veloso-, quedan para negar la transición sobre la portería que protege Perin. De esta forma, los dos futbolistas de los costados invierten sus roles, de extremos a laterales, para sprintar hacia su propia parcela del campo. La estrategia de acumulación, que requiere de una buena preparación atlética así como de una correcta lectura táctica para llevarla a buen puerto, es a día de hoy la segunda defensa más eficiente del Calcio: 15 goles encajados.

"Genoa 16/17 vs Top-3 de la Serie A: 7 puntos de 9 posibles; 3-1 vs Juventus, 3-0 vs Milan y 0-0 vs Napoli (jugará vs Roma en la J19)". 

Imagen #2: Simeone vs Juve; 2 goles, 4 disparos, 78% pase, 2 balones aéreos
En ataque, conviene subrayar, el Genoa puede -y suele- llegar a apilar hasta seis jugadores en el balcón del adversario. Y Luca Rigoni, en ese sentido, adopta una posición esencial. A caballo entre la zona atacante y el mediocampo, el italiano es el complemento perfecto a los carrileros. Pues, sin compañía lateral que pueda doblar a la espalda y profundizar hasta línea de fondo, es él quien se deja caer a una y otra banda, para servir como apoyo al futbolista que entonces haga uso del costado. Aunque no solo desde fuera para poner el centro, también por dentro posee la técnica suficiente como para regentar el pase más cotizado de este deporte. Ocampos, Pandev y en menor medida Gakpé, es una de las tres cartas que suele acompañar a Simeone. Si bien Laxalt, Fiamozzi o Ninkovic por izquierda; Lazovic o Edenilson por derecha; a lo que hay que sumar el continuo movimiento de Rigoni por tres cuartos; el atacante hispano-argentino posee la capacidad de estar siempre en zona de remate. Como también sucede con Pavoletti, el Genoa basa muchas de sus opciones atacantes en colgar centros al área, donde sea el italiano o en este instante el argentino -ya que pocas opciones ha tenido Juric para probarlos juntos-, siempre aparece alguno para finalizar la ocasión. Giovanni, además, mucho más ágil que el livornés, se manifiesta habitualmente en constante movimiento en el rectángulo más grande que defiende el contrario; aunque su presencia, por el momento, no intimide tanto como la de Leonardo

Con potencia en la carrera, sobre todo en sus primeros metros, aunque sin detentar el regate más puro de un extremo, Simeone pretende ser mucho más que un delantero de área. Aunque sea la última zona del campo, como le ocurre a cualquier otro atacante, su zona de confort; no resulta extraño verlo colaborar con el equipo en esfuerzos defensivos, así para desplazarse como referencia, a sus compañeros, para pivotar el contragolpe. Porque, al mismo tiempo que el Genoa se vuelca con facilidad en busca del gol, también sus piezas más ofensivas se muestran solidarias en el repliegue colectivo. Y dado que el club genovés no es especialista en dominar a partir de la posesión, más que incluso se sosiega de su propio ritmo desquitándose de la misma -lo que obliga a su delantero a pasar mucho tiempo fuera del área (imagen #2)-, la verticalidad de la plantilla no esconde sino su principal dificultad: armar el juego en estático. Y en esas, de igual forma que ocurre con espacios, el equipo, que promedia una treintena de centros por encuentro, también opta por volcar su fútbol hacia los costados. Tanto Juric como Simeone deberán seguir trabajando. Y lo harán de manera conjunta, de acuerdo a las necesidades colectivas e individuales del Genoa y su delantero más en forma. 

Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario