, , , , , , , , , , , , , , ,

DOS ASES EN LA BARAJA DE CONTE

Un mes ha necesitado Antonio Conte para transformar al Chelsea. Treinta días exactos son los que han transcurrido entre la derrota frente al Arsenal (3-0) y la victoria de ayer (4-0), en el regreso de Mourinho a Stamford Bridge. Tres jornadas y un parón de selecciones de por medio, han sido suficientes para que el técnico italiano vuelva a ser, con total merecimiento, un claro candidato a competir por el título de la Premier League. Arrolló al Manchester United, en el día que Mourinho alcanzó su tercera derrota en apenas 9 jornadas; cuando, en su etapa en Londres, necesitó de 64 encuentros para alcanzar el mismo número de partidos perdidos que hasta ahora.

Eden Hazard bajo la atenta mirada de Antonio Conte. Foto: Chelsea FC Latest News

Antonio Conte ha encontrado regularidad a partir del sistema 3-4-3

Lo probó en la segunda mitad del ya mencionado partido frente al Arsenal, y decidió alinear por primera vez de inicio un sistema con tres centrales en su visita al Hull City. Y el equipo ha respondido. Con Azpilicueta que se mantiene de central diestro, pese a la recuperación de Terry, formando con David Luiz y Cahill, por el centro y el lado izquierdo de la zaga respectivamente. El italiano ha encontrado sitio a Moses y Marcos Alonso en los carriles, por fuera, en un distintivo claro de su ideario táctico que ya mostró con la Juventus y recientemente con Italia. En el centro del campo, y puesto que Cesc Fàbregas sigue sin encontrar su puesto dentro del equipo, el doble pivote está formado por Kanté y Matic. Con respecto al inicio, donde el Chelsea 16/17 se estrenó en la competición con un 4-3-3 (4-1-4-1 en acciones de repliegue), el principal damnificado ha sido el brasileño Oscar, que ha visto relegado su puesto al banco de suplentes. Arriba no existen dudas, y el tridente lo forman Hazard, Diego Costa y Willian -aunque, por diversas cuestiones, ha sido Pedro quien ha ocupado el extremo diestro durante los dos últimos encuentros-.

Por esto mismo, como más cómodo se encuentra este Chelsea jugando es aprovechando los espacios. Ahora, y a diferencia del anterior curso, o incluso sin ir más lejos de hace unas pocas semanas, el Chelsea lanza sus contragolpes con hasta cinco futbolistas. A Hazard, Costa y Willian, habituales en ese tipo de acciones, ahora también los acompañan por fuera Marcos Alonso y/o Victor Moses. El español y el nigeriano son dos pulmones para Antonio Conte; pues no solo estiran al equipo por banda, sino que además ayudan en el repliegue para formar una zaga de hasta cinco defensores. Por delante, en este tipo de maniobras, y ante equipos que generan a partir del esférico, el Chelsea posiciona una línea de cuatro -con Hazard y Willian escoltando a Kanté y Matic-, dejando solo como punta a Diego Costa. Este aspecto, no obstante, debe ser el que Antonio Conte se apresure a corregir más pronto que tarde. En el último encuentro frente al Manchester United, cada vez que Ander Herrera hacía recular al Chelsea con el balón en los pies, la sensación es que el colectivo blue defendía por más acumulación que pericia. Y eso, ante futbolistas con regate o laterales que doblen hasta línea de fondo, lo mismo de lo que careció el plan táctico de Mourinho durante todo el encuentro, se puede tornar en una seria dificultad.

Eden Hazard ha recuperado su nivel. Y él solo pone en funcionamiento al Chelsea

Si bien durante las primeras semanas, el Chelsea representaba ser un equipo apático en sus acciones. Impreciso en la salida. Y excesivamente débil en las maniobras defensivas. El cambio de sistema ha otorgado una nueva identidad al colectivo. En salida, el mediocentro galo y el interior serbio siguen sin formar una elaboración del todo limpia. Ni tampoco plenamente precisa. Pero en esas actúa el internacional belga. Desde el arranque de septiembre, y tendencia que hasta ahora mantiene, Eden Hazard ha demostrado recuperar su nivel de crack mundial. El mismo con el que finalizó el curso anterior, y con el que jugó con su selección en la Eurocopa. El extremo belga ha recuperado la lucidez en sus acciones. Vuelve a estar fino en el regate. Acertado de cara a portería. Y sobre todo, con hambre de cosas importantes. Por el momento, él y Diego Costa lideran la estrategia blue. En todos los sentidos. Pues si antes decíamos que, por más carencia individual que traba colectiva, el Chelsea no siempre consigue salir fácil desde el mediocampo; el ‘10’ a menudo recibe aparece de cara, a muchos metros de la portería, para dar ese apoyo, ese toque que haga progresar la circulación, o, si el rival concede algún metro de más, girar y encarar por dentro la transición. A su lado siempre corre Costa. Y aunque el delantero, como ya ha demostrado con España, no es el más delicado para atacar en estático, su velocidad, corpulencia y garra lo mantienen como uno de los ‘9’ más autónomos del planeta. Ideal para su técnico y el fútbol en Inglaterra.

 

  *Escucha todas las semanas 'Conte's Journey', el único podcast en castellano dedicado a la actualidad y el análisis del Chelsea 2016/17. 
Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario