, , , , , , , ,

GONZALO HIGUAÍN, EL ALL-IN DE LA JUVENTUS

La burbuja ha explotado. Y, si todavía no lo ha hecho, agárrense pues se aproximan curvas. La última confirmación del pelotazo financiero en el que se ha visto inmerso el fútbol llegó ayer, con el fichaje de Gonzalo Higuaín por la Juventus a cambio de 90 millones de euros. Sin embargo, y más en un momento así, todos los precios deben ser siempre contextualizados en su debido espacio y tiempo. 90 millones son muchos, de ello no cabe duda, pero también que los clubes han mejorado mucho sus inversiones a lo largo de los últimos años. Y de esto, la Juventus sabe bastante. Su monopolio en Italia no ha tardado en extender sus consecuencias a Europa, donde los descalabros de Napoli o Roma en la máxima competición, han incrementado ferozmente los ingresos del club bianconero como recompensa a sus periplos en Champions (pues, de cajón resulta, a menos equipos italianos más se lleva el principal representante que, además, ha alcanzado la final y los cuartos en las dos últimas ediciones). 

Gonzalo Higuaín celebra uno de sus goles esta temporada. Fuente: www.tuttomercatoweb.com

A la más que segura venta de Paul Pogba, la Juventus fue de los primeros equipos en iniciar las tareas del verano con la contratación de Miralem Pjanic. Un movimiento que, al igual que ahora ocurre con Gonzalo Higuaín, no solo sirve para apuntalar a muy buen nivel dos de las principales posiciones del equipo con futbolistas además experimentados en la competición regular, sino que además también debilita a los dos teóricos competidores por el título (Roma y Napoli). En esto, la tiranía antes mencionada y representada en los últimos 5 Scudetti consecutivos levantados -además de una Coppa y otro trío de Supercoppas-, el equipo turinés ha iniciado una senda lo más parecida a la que domina el Bayern en Alemania el PSG en Francia. Pues, a más temporadas discurren, mayor parece ser la brecha entre la cabeza y el resto de la tabla. El último equipo capaz de hacer sudar a la Juventus por conseguir el título fue el Napoli 2015/16, comandado por un Gonzalo Higuaín que batió todo tipo de registros goleadores dentro del Calcio. Así que, siguiendo la ya habitual rutina de la Bundesliga, en la administración bianconera han decido competir la principal competencia a golpe de talonario.

Traspasos más caros en la Serie A: Higuaín, 90M€; Zidane, 73M€; Ibrahimovic, 69M€; Kaká, 65M€; Cavani, 64M€; Crespo, 55M€; Buffon, 53M€; Mendieta, 48M€; Ronaldo, 45M€. 

Si todavía quedaban dudas, la Juventus ha regresado al lugar de donde jamás debió marchar. La Vecchia Signora vuelve a formar parte de la élite. Y así lo acredita tanto el palmarés como la gestión administrativa de su último lustro. El salto financiero cosechado por el club, que incluso llevó a la construcción del actual estadio allá por septiembre de 2011 -uno de los primeros en propiedad, algo de lo que no pueden presumir gran parte de los clubes italianos-, también se ha visto reflejado en sus movimientos de mercado. La Juventus ya no es aquella gestión eficiente y rentable que se hacía con futbolistas como Barzagli o Pogba por menos de un millón de euros en cada traspaso, sino que ahora ya también ficha como los grandes. Y de acuerdo, como todos, a las exigencias del mercado. Tras las llegadas de Pjanic (32M€), Alves (libre), Benatia (3M€ por su cesión) y Pjaca (23M€), además de la compra definitiva de Lemina (9,5M€) ahora también hay que sumar la llegada de Gonzalo Higuaín. Cinco fichajes, algunos como sustitutos directos de futbolistas como Morata, Cuadrado o el propio Pogba -a expensas de resolver los rumores acerca del futuro de Bonucci-, encaminados a alzar a la Juventus a escalar el último y más ansiado de los escalones: la Champions League.

Camino de los 29 años de edad, Gonzalo Higuaín se encuentra en su mejor momento futbolístico. Y sus 36 goles en las 35 jornadas de la anterior 2015/2016, así lo demuestran. No solo de forma algebraica, sino también en cuanto a su nivel técnico. Ya fuese jugando en Argentina o en el mismo Real Madrid, Higuaín siempre se ha caracterizado por ser un delantero con recursos fuera del área. Algo que, de la mano de Maurizio Sarri en Napoli, ha terminado de explotar. En un estilo más posicional al que acostumbró el club partenopeo con Benítez, el Napoli de la última campaña presentó distintas variables para encontrar el gol. Aunque muchas, o quizás las más seguras, nacían y acababan en el mismo sitio: la dupla entre el sector izquierdo y Gonzalo Higuaín. Si bien Ghoulam, Insigne o Hamsik (en su reconversión al interior) hacían volar al Napoli por el sector izquierdo, muchas de estas ocasiones terminaban con el hacer de Higuaín como denominador común. Puesto que las exigencias del propio club, así como de la propia liga italiana, sacaban una y otra vez al argentino del área, este se encargó de confeccionar un valiosísimo abanico de recursos en la frontal: ya fuesen caídas a banda, apoyos interiores o simples acciones individuales. Porque Higuaín moldeó su fútbol, pero también su cuerpo. Y esto influyó radicalmente en su manera de correr y azuzar a las defensas. El argentino de la 2015/16 en movimiento era algo así como lo más parecido a un tren de mercancías, cuyo destino de cada arrancada no resulta muy difícil de adivinar. 

Gonzalo Higuaín 2015/16: 36 goles en 35 jornadas, 58% de acierto en tiro y 51 ocasiones creadas. Fuente: Squawka 

Porque eso, precisamente, busca la Juventus con el fichaje de Gonzalo Higuaín. Un futbolista experimentado en el torneo regular (y que siempre ha acumulado grandes cifras goleadoras en las ligas que ha disputado), pero también con las suficientes credenciales como para no hacer lamentar a Álvaro Morata y, además, mejorar lo presente (Mario Mandzukic y, hasta ahora, Simone Zaza). El nuevo bianconero reúne un poco de todos ellos. Una de las principales hazañas que se le recuerdan a Massimiliano Allegri en los últimos años es, bajo todos los efectos, construir un equipo tan camaleónico como la Juventus. Ya que, jugando en Italia, y salvo contadas excepciones, la Vecchia Signora es la encargada de tomar la iniciativa de los encuentros, a través del esférico, la presión, una recuperación alzada y cargando el área. Tarea que, primero Llorente, después Morata -sin tanto éxito, o quizás regularidad- y posteriormente Mandzukic se han encargado de realizar en los tiempos más recientes. Ahora, con Higuaín, dicho papel rematador se encontraría también cubierto. Escenario que, al hablar de Europa, cambia radicalmente. Ante rivales de mayor entidad, como bien ha podido ser el Real Madrid, el Barcelona o el Bayern Múnich en los últimos años, obligaron a la Juventus a replegar y buscar una vía de escape a través del contragolpe. Ahí sí, tanto Tévez como Morata brillaron por encima de cualquier otro futbolista de la plantilla. Pues en eso, aunque no con tanto recorrido, Higuaín también podría actuar. Y es aquí donde figura el principal gancho del fichaje: la conexión que podrá establecer con su compatriota Paulo Dybala.

Sin (casi seguro) Pogba y ante el objetivo Champions, los focos recaerán entonces sobre el ex futbolista del Palermo. Sobre su versatilidad. Su desparpajo. Su necesidad de protagonismo. Si Dybala sorprendió la temporada anterior, cuando más lo necesitaba la Juventus, echándose a sus espaldas responsabilidades vitales más allá del acierto goleador (donde también fue el mejor, con 23 tantos anotados). Esa desocupación ofensiva, en sus movimientos de recepción y giro en zonas interiores, puede ser la principal aliada de la explosividad de Higuaín y el acertado envío de Pjanic a los espacios. El mal endémico, sin embargo, reside en el oportunismo del argentino. Pese a su gran temporada en el Calcio, la Copa América volvió a evidenciar que los escenarios grandes terminan siendo la asignatura pendiente del futbolista albiceleste. La sensación resulta recíproca entre ambas partes. Como decíamos, Higuaín se acerca a la treintena y su contrato firmado para las próximas cinco temporadas, aventura a que la Juventus será su última gran oportunidad de conquistar suelo europeo (en cuanto a la máxima competición continental se refiere); la Juventus, por su parte, redobla una apuesta con la que coronar un cetro que desde las últimas dos décadas no ha vuelto a tocar. 
Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario