, , , , , , , , , , , , ,

EL INTER DICE ADIÓS A LA CHAMPIONS

El 2017 tampoco será el año de la Champions para el Inter de Milán. Una vez finalizado su encuentro en el Olímpico, y sin necesidad de que llegase el lunes para que la Roma jugase el suyo en Marassi frente al Genoa de Gian Piero Gasperini, la victoria de la Lazio por dos goles a cero al conjunto de Roberto Mancini privó de forma matemática el regreso de los nerazzurri a la siguiente edición de la máxima competición continental. Será la quinta consecutiva sin la participación del conjunto interista.

Miranda, en primer plano, y Brozovic, más alejado, se reponen ante uno de los goles de la Lazio. Foto: Getty Images

La defensa y Antonio Candreva, síntomas del buen efecto:

Los tres puntos cosechados en la última jornada sirvieron para decantar, hasta el momento, la balanza hacia el lado positivo de Simone Inzaghi en sus cinco primeros encuentros. Tras vencer a Palermo y Empoli en sus dos iniciales enfrentamientos, y caer contra Juventus y Sampdoria en los dos siguientes, el triunfo conseguido en la noche del domingo a costa del Inter no solo sirvió para evidenciar la mejoría tanto individual como colectiva del equipo, sino también para devolver el aval a una posible renovación de cara a la próxima campaña. En líneas generales, y salvo el empuje nerazzurro en el arranque de la segunda mitad, la Lazio se mostró superior. Una vez recuperados los laterales más habituales, Basta y Konko (obligado a jugar por izquierda), de sus dolencias físicas, con los experimentados Bisevac y Gentiletti en el centro de la zaga, devuelto Lulic a su natural interior zurdo, con Onazi en el derecho y Candreva, Klose y Keita en el frente del ataque, salió Inzaghi con su sistema habitual, es decir, el del 4-3-3, pero por vez primera desde su llegada lo pudo formar en lo que por nombres, méritos y forma se podría atribuir como su mejor once del momento.

La Lazio, pese a jugar en su campo, cedió la iniciativa del esférico y, sin presionar a gran altura, se limitó a incomodar la circulación del conjunto 'interista'. Fundamental en esta acción resultó el papel que jugaron sus dos interiores, tanto Onazi como Lulic, para torpedear los primeros pasos de Medel y Kondogbia, a la vez que Klose y los extremos hacían lo propio con los envíos del doble pivote formado por el chileno y el galo. Así, y con la anticipación de toda su parcela defensiva sobre las recepciones de Icardi y Jovetic, obligados a hacerlo siempre de espaldas, el equipo romano fue obstruyendo al Inter, ganándole metros y hasta que, de una pérdida provocada por su buen hacer, Lulic, el desacierto en el marcaje de Murillo y la templanza de Klose hicieron el primero. Como un bloque, cada vez mejor instruido, demostró funcionar la Lazio a lo largo del encuentro. Perdió algo de control, es cierto, a raíz de que Mancini decidiese prescindir de Medel, de introducir a Biabiany en el costado y de bajar a Brozovic a mediocampo. Fueron, sin duda, los mejores minutos del Inter en el encuentro. Coqueteó incluso con el empate en alguna que otra ocasión que, como siempre, nació desde las botas de Perisic e Icardi, aunque jamás terminaría por llegar el tanto. Fue entonces cuando, aprovechando los espacios que el Inter iba provocando a su espalda debido a su insistencia por igualar la contienda, Keita y Candreva terminaron por sentenciar el partido. El español empezó a correr y gambetear por el sector izquierdo, mientras que Candreva quien ya se había pasado gran parte del encuentro apoyando como volante en el sector diestro, se encargó de limpiar la escuadra de la portería de Handanovic transformando una pena máxima que, presa de su incapacidad, mandó a la ducha antes de tiempo a Jeison Murillo.

Una segunda vuelta impropia para un equipo de Champions:

Resulta complicado de entender, y no menos de decir, que cuando mejor ha pasado a jugar el Inter peores han sido sus registros. A solo dos jornadas para el final, el equipo de Roberto Mancini acumula 25 puntos en su casillero. Un total de 14 menos que en la primera vuelta, cierto es que con los encuentros frente al Empoli (en casa) y Sassuolo (fuera) aún por disputar. Sin embargo, más preocupantes resultan sus números fuera de casa: si hasta la llegada del periodo invernal, el Inter había vencido en seis ocasiones, dos empates y una sola derrota; ahora, en esta segunda parte de la temporada, ha perdido cinco, empatado tres veces y cosechado una sola victoria (contra el Frosinone). Si bien es cierto que estos números se han producido en ruedos como el Juventus Stadium, el Artemio Franchi de Florencia, el Luigi Ferraris de Génova o una doble visita al Estadio Olímpico para enfrentarse tanto a Roma como Lazio.

Roberto Mancini: “Hemos jugado verdaderamente mal en el primer tiempo, donde realizamos 20 primeros minutos desastrosos. Merecimos perder. En la segunda mitad hemos tenido ocasiones para empatar, pero lo realizado en el primero nos ha condenado. Hemos estado demasiado flojos. Klose ha conseguido un gol [1-0] demasiado fácil. Vencer hoy era importante para asegurarnos el cuarto puesto y tener alguna esperanza por el tercero, pero insisto en que durante los primeros cuarenta y cinco minutos hemos fallado en muchas cosas. Tenemos una dificultad enorme a la hora de marcar gol, y nuestra intención era la de plantear las cosas de forma muy diferente. No podemos hacer estas cosas”.

Sin embargo, resuelta la encrucijada del doble pivote en mediocampo y de entregar la batuta ofensiva tanto a los futbolistas de bandas como al acierto rematador de Mauro Icardi, cosas del fútbol, finalmente ha sido su flaqueza defensiva (pilar en su primera vuelta) la clave que ha dejado al Inter fuera de su principal objetivo europeo. Encajó 12 tantos en su primera vuelta, y cierra a falta de dos jornadas con casi el triple de esa cifra (34). La próxima temporada, el Inter deberá conformarse -o contentarse, según como se mire- con disputar la Europa League, y entonces, solo cuando su fútbol crezca en la misma dirección que lo hacen sus resultados el equipo estará preparado para aspirar a cotas mayores. 
Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario