, , , , , , , , ,

¿Y SI NO FUERA PIRLO?

Restan poco más de dos meses para que el balón eche a rodar sobre el pasto francés, y todo apunta a que el europeo de este verano será el primer gran torneo de Selecciones sin Andrea Pirlo. El veterano, que desde el 2004 no ha faltado a la cita con ningún Mundial o Eurocopa, cumplirá 37 años en el próximo mes de mayo y, salvo sorpresa de última hora, parece no formar parte de los planes de Conte.

Marco Veratti y Andrea Pirlo se abrazan en una celebración. Foto: forzaitalianfootball.com

El seleccionador italiano anunció el pasado sábado su penúltima lista antes de la gran cita y su posterior salida del cargo, y, al igual que en la anterior, en ella no figuró el actual centrocampista del New York City. Los cantos de sirena pronosticaron que el Mundial de Brasil sería la última participación de Pirlo con el combinado nacional; sin embargo, dado el irremediable relevo generacional en el que se ha visto inmerso el cuadro Azzurro, el propio centrocampista reabrió su puerta por si  en algún momento volviese a ser considerado de utilidad. Las ausencias, así como un proceso de cambio que parece no haber hecho más que comenzar, propiciaron que el último encuentro del ‘21’ con Italia fuese el pasado mes de septiembre, frente a Malta, en la fase de clasificación de la Eurocopa de Francia.

Tras la delantera, justo antes que la defensa y la portería, el mediocampo figura como la segunda parcela dispuesta al relevo. Edades y perfiles diferentes en la zona medular, componen la penúltima convocatoria de Antonio Conte para enfrentar a España y Alemania en los próximos amistosos. Mermado por el físico y su posición sobre el terreno, a lo largo de su última etapa en la Juventus Andrea Pirlo se convirtió en todo un arma de doble filo: capaz de resolver diferencias a través de su inquebrantable capacidad para desplazar en largo, así como para decidir lanzando desde el balón parado; su gran responsabilidad para elaborar y su lentitud a la hora de recuperar metros en caso de recuperación rival, terminaron por decantar al elegante centrocampista italiano como una debilidad insostenible para un conjunto que, tras años de desconcierto, reclamaba su espacio en la élite del fútbol. La entidad turinesa, finalizada la temporada, decidió delegar en Marchisio y, casi doce meses después, la dirección nacional parece tomar un camino lo más parecido. Pero, ¿está Italia lo completamente preparada para afrontar dicho cambio?

Partiendo sobre una de las premisas básicas del fútbol: dos futbolistas, por funciones muy parecidas que desempeñen, jamás serán iguales, y menos cuando uno de los dos se llama Andrea Pirlo. Antonio Conte ha llamado a filas a un total de ocho futbolistas teóricamente posicionados en la zona más ancha del campo. De los cuales, apenas la mitad podría situarse en una función más equitativa a la del regista. Sin embargo, como los lectores ya habrán podido testiguar, en dicha convocatoria falta el nombre de un Claudio Marchisio que, por problemas físicos, tampoco entró en la expedición bianconera que viajó a Múnich la semana pasada. A expensas de los planes de Conte, quien, sabedor de la más que posible ausencia de Pirlo de cara a la próxima Eurocopa, no ha hecho otra cosa que desarrollar diferentes soluciones tácticas (3-5-2, 4-4-2, 4-3-3 e incluso 4-2-4) a lo largo de la última fase de clasificación, todas las quinielas apuntan a que Marchisio, en su plenitud física, y tras un proceso -casi obligado- que le ha hecho mutar de interior a elaborador, tarde o temprano también parece designado a sustituir a Pirlo en la Nazionale. No obstante, el abanico es amplio, por lo que no sería de extrañar que fuese otro futbolista, en función del módulo, quien terminase cogiendo las riendas del mediocampo italiano en el futuro más cercano.

Si bien la estrategia de Conte pasa por asegurar la posición, con futbolistas muy de acuerdo con su manera de entender el fútbol, solo así se podría justificar la presencia de Riccardo Montolivo entre los 28 elegidos. Recuperado de una fractura de tibia que lo dejó sin Mundial (2014) y muchos meses en el dique seco, tras su regreso, el seleccionador no ha dudado en seleccionarlo siempre que ha tenido oportunidad para hacerlo. Aun cuando ésta, como ocurre en estos momentos, no fuese la más indicada. Lento en los movimientos, incluso pesado a la hora de hacer las coberturas, la 2015/2016 no está siendo ni mucho menos la mejor temporada profesional de Montolivo. Y en su club actual, el Milan, se nota desde hace tiempo. Ahora bien, a sus 31 años de edad, si el centrocampista consiguiese recuperar el físico, ésto lo colocaría como uno de los primeros candidatos para tomar  la posición de regista. Algo que, sin la certeza de que lo vaya a alcanzar, terminaría por situar a otros nombres como Marchisio o Verratti en zonas más naturales a su fútbol: los interiores. Opción que, combinada con un perfil algo más posicional, aseguraría un equilibrio de lo más completo.

Posibles candidatos a la Eurocopa 2016

  • Montolivo: 31 años - 61 internacionalidades - 2 goles
  • Marchisio: 30 años - 54 internacionalidades - 5 goles
  • Motta: 33 años - 23 internacionalidades - 1 gol
  • Verratti: 23 años - 15 internacionalidades - 1 gol
  • Jorginho: 24 años - 0 internacionalidades - 0 goles 

Porque el del PSG es otro candidato para asaltar la zona. Acostumbrado a partir desde el interior en el club francés, su descarada conducción y su inteligencia posicional para formar, pero también para recuperar, lo han llevado a ocupar la comandancia medular italiana en más de una ocasión. Dudas en cuanto a su acoplamiento, que no sobre su rendimiento, son las únicas que podrían aparecer en cuanto a la figura de Jorginho como candidato al puesto. Brasileño de nacimiento, pero de posterior nacionalidad transalpina, su excelso rendimiento a las órdenes de Maurizio Sarri lo han convertido en todo un ídolo de San Paolo. Y sustento fundamental del engranaje partenopeo. Caracterizado por una dinámica circulación del esférico, así como de un preciso envío con su pierna derecha, muchos a día de hoy se preguntan por qué razón, en su momento, Rafa Benítez decidió dejarlo fuera de la lista de la UEFA Europa League. Hasta ahora, son cuatro centrocampistas vistosos en esto de hacer jugar a sus respectivos equipos. Pero, a día de hoy, con un Daniele De Rossi que depende de una condición física que, terminando marzo, lo ha tenido más fuera que dentro, otra de las figuras que podría cumplir con una función más completa, aunque quizás menos vistosa, sería el recién reincorporado Thiago Motta.

A sus 33 años de edad, el centrocampista del conjunto parisino ha evolucionado con el paso del tiempo hasta convertirse en un futbolista más reservado. Tanto con el esférico como en sus acciones. Lejos quedan sus desmedidos momentos cuando vistió las camisetas de algunos de los clubes más influyentes en España, para ahora ser una pieza mucho más ordenada. De robo, pero también de circulación. Porque todo dependerá del sistema que se termine por elegir, y que en este momento aún parece lejos de estar decidido, el propio Conte ha reconocido que busca perfiles con versatilidad. En definitiva, hasta seis nombres para completar uno, dos o incluso tres teóricos puestos del once titular. Y todos encaminados a una misma función: hacer jugar a Italia. Solo así podría explicarse el legado que deja tras su marcha el bueno de Andrea Pirlo. 
Share:

2 comentarios:

  1. Excelente Blog, desde Buenos Aires un abrazo y gracias!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por leer el blog, y por sus palabras.
    Es usted muy amable.
    Un saludo.

    ResponderEliminar