, , , , , , , , , , ,

EL SUSPIRO DE VAN GAAL

Manchester United y Chelsea firmaron el sexto empate a cero disputado en Old Trafford, y el tercero en la renta particular del conjunto londinense, en los poco más de cuatro meses que, por el momento, abarca la 2015/2016. Dicho de esta forma, y atendiendo únicamente a las dinámicas de uno y otro equipo, la más sencilla de las deducciones induciría en el error de pensar que anoche, durante noventa minutos, el ‘Teatro de los sueños’ acuñó su sentido más literal. Sin embargo, nada sucedió según lo descrito. Hubo desenfreno, ocasiones, palos –y no solo hablamos de las maderas que sostienen las porterías-, diferencias tácticas y, sobre todo, un desgaste muy superior al de los rutinarios tres puntos.

Van Gaal durante la noche de ayer en Old Trafford. Foto: bbc.co.uk

La aplastante derrota sufrida por el equipo de Manchester, el pasado domingo, en el Britannia Stadium, no solo sirvió para certificar la mala racha de un United que cerraba su cuarto partido consecutivo con el marcador en contra; sino que, en el marco institucional, el cargo de Louis Van Gaal se encontraba en más entredicho que nunca. Y así lo demostró su planteamiento frente al Chelsea. Sin mayor margen de cara al error, un derechazo de Juan Mata al travesaño, sin apenas haber cumplido el tercer minuto del encuentro, no era más que el preludio de una superioridad que, tan solo un cabezazo de John Terry como respuesta al disparo del mediapunta español y alguna que otra veloz irrupción de Eden Hazard entre líneas, se atrevieron a discutir.

Durante cerca de 60 minutos, el Manchester United se mostró, en líneas generales, muy superior al conjunto de Guus Hiddink. Y la duración de este dominio, no responde a otro motivo que el de la intensidad que se encargó de quemar todo el combustible posible de las piernas locales. Fiel a su idea de mantener la línea de cuatro, un doble pivote, dos futbolistas en banda y otros dos que ataquen por dentro a diferentes alturas; Van Gaal introdujo hasta cinco variaciones con respecto al once que cayó derrotado frente al Stoke City. El italiano Matteo Darmian ocupó el lateral izquierdo –posición antinatural al de su manejo innato de la pierna derecha, Blind y Smallling se encargaron de la zaga, en mediocampo Schneiderlin y Schweinsteiger formaron la pareja, Ander Herrera adelantó su posición, Mata bailó con total libertad partiendo desde la derecha, Martial ocupó el lado izquierdo y Rooney se encargó de la referencia. En consecuencia, y ante un Chelsea que puso muchas menos trabas en la presión que Mark Hughes, la fácil salida de balón, el vendaval que Martial levantó sobre Ivanovic, la llegada en segunda línea de Mata, el ritmo de Ander y la exhibición que Rooney protagonizó de espaldas a portería, dinamizó una de las mejores versiones del Manchester United en los últimos meses.

Van Gaal: "Los jugadores están dispuestos a pelear. Yo estoy dispuesto a pelear. Y los miembros del staff técnico también están preparados para hacerlo. Tengo plena confianza en mis jugadores y la directiva. Hemos dominado, hemos tirado... Pero no hemos marcado, solo por eso estoy frustrado". 

El United más dinámico de las últimas semanas

Aunque solo se extendiese durante los primeros cuarenta y cinco minutos, y unos pocos restantes de los siguientes tres cuartos de hora del encuentro, la mejor de las noticias para el Manchester United fue recuperar un ataque repleto de argumentos intimidatorios. La posición de Martial en banda y la presencia de Rooney entre los centrales del Chelsea, supuso la principal causa del embotellamiento al que se vio sometido el conjunto blue durante gran parte del tiempo. El conjunto de Manchester consiguió así enlazar acercamientos y, lo más importante, finalizar jugadas. A lo largo de las últimas semanas, los de Van Gaal no podían acusar sus males a la falta de puntería, puesto que el equipo apenas hacía sombra sobre el área de enfrente. Todas y cada una de las posiciones de remate (12 disparos), que sí encontró frente al Chelsea, son sin duda alguna, gesto de mejoría –y quizás, aunque sea algo pronto, de recuperación. Solo 3 de esas ocasiones fueron hacia la portería, pero, entonces, los postes y Thibaut Courtois se encargaron de evitar un desigual reparto de puntos.

La posición de Hazard como falso 9


En uno de sus últimos alardes como entrenador del Chelsea, y ante las continuas ausencias de los futbolistas que, por condiciones naturales, deberían encargarse de ocupar esa demarcación (Diego Costa, Loïc Remy y Radamel Falcao), José Mourinho acabó por incluir a Eden Hazard como falso 9 del equipo. Y a la vista de los resultados, la cosa no fue del todo bien. En este último enfrentamiento con el Manchester United, el futbolista belga ha alcanzado la cifra de 30 encuentros sin ver portería con la camiseta del Chelsea. Por lo que, resulta evidente, el Hazard actual nada tiene que ver con el futbolista que acabó levantando el título al mejor del torneo hace solo unos meses. El cambio de posición del talentoso número ‘10’ blue ha coincidido con el bajón futbolístico de todo el equipo. Durante los últimos meses, la tónica habitual del conjunto londinense ha sido deshacerse de toda iniciativa con el balón, en detrimento de un acumulativo juego de posición. Como se ha podido ver, tanto con Mourinho como con Hiddink, durante los esporádicos alardes ofensivos del Chelsea, la verticalidad del internacional belga atravesando pasillos interiores ha sido todo un problema a nivel defensivo para cualquier rival. Y, en este caso, solo los reflejos de David De Gea supieron minimizar. Quizás, a Hazard le faltan mecanismos para manejarse de espaldas en el balcón rival, pero solo un nivel grupal lo más parecido al que se consiguió alcanzar en el arranque de la temporada pasada, donde el Chelsea no solo dominaba, sino era quién empotraba a los rivales contra su propia área, será el mejor termómetro para medir su impacto en la parte más adelantada del sistema. Mientras tanto, el belga deberá conformarse con las ya habituales arrancadas a cuarenta metros de distancia, donde, como resulta evidente, todo (mortal) atacante se acaba resintiendo futbolísticamente. 

Disposición táctica de Manchester United y Chelsea

Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario