, , , , , , , , , , , ,

RENOVARSE O MORIR

“Lucharemos por conquistar el quinto Scudetto consecutivo. Sabemos que será muy difícil, y que nuestro gran rival esta temporada seremos nosotros mismos. Pero somos la Juventus y debemos estar siempre listos”. Con esta tajante reflexión, en plena rueda de prensa en la que se anunciaba su renovación (hasta el año 2020), Leonardo Bonucci, uno de los veteranos del primer equipo, ponía el grito en el cielo acerca del irrefrenable relevo generacional que está viviendo la Juventus. Recientemente condecorada con una de las mejores temporadas que se la recuerda, la consecución de los títulos nacionales (Serie A y Coppa Italia), además de su elogiable papel en la Champions League tras eliminar a rivales como el Borussia Dortmund o el Real Madrid, hacen temblar al aficionado bianconero. Puesto que tras una temporada de tanto éxito, la 2015/2016 ha sido elegida como la temporada del relevo.

Paulo Dybala durante su presentación. Foto: Juventus.com

Echando una vista al futuro y aprovechando la indirecta proporcionalidad entre rendimiento y edad que iban a ir experimentando algunos futbolistas en ciertos puntos de la plantilla, sumado al impecable modelo de gestión con el que la familia Agnelli dirige el club y, el miedo al acomodamiento como síntoma de la triunfante regularidad del equipo dentro del país, la Juventus ha optado por la revolución. Antes que el fracaso. Porque tanto en el deporte, como en la vida, una renovación a tiempo puede acabar significando un triunfo.

Adiós a la columna del éxito:

Tan solo unos días después de que se pusiera el broche final a la temporada, la Juventus, en un estratégico movimiento de mercado con el que anticipar a sus rivales, presionar en la renovación de alguno de sus intereses y no caer en la necesidad de lidiar con la inflación del último suspiro de agosto, decidió dejar las vacaciones para otro momento. Y es que, no se cierra la puerta del vestuario sin antes tener ya un nuevo inquilino con perfil y cualidades similares a las del futbolista que deja el puesto. En el caso de la salida de Marco Storari, en esa misma tarde, los bianconeri anunciaron la contratación del que con el tiempo está llamado a ser el nuevo dueño tanto de la portería ‘juventina’ como de la brasileña; Neto Murara. Parecida solución se dio con la marcha de Andrea Pirlo destino a la MLS, pues tan solo unos minutos después del anuncio, Claudio Marchisio -quien está llamado a ser su sustituto natural dentro del equipo- compareció ante los medios para anunciar su extensión de contrato. Algo más previsora fue con Carlos Tevez, a quien semanas antes ya le había encontrado relevo con una de las mejores sensaciones del anteriortorneo; Paulo Dybala. O en la reciente salida de Arturo Vidal, a quien en la busca de un interior con recorrido, la Juventus ya se había hecho con los servicios de Sami Khedira. Incluso con la llegada del croata Mario Mandzukic, la cual se presagia como el empujón definitivo ante una posible marcha de Fernando Llorente.



Entradas y salidas, altas y bajas, en una Juventus cuyo objetivo será volver a competir por todos los títulos la próxima temporada. Pero esta vez, lo hará sin tres elementos claves de su último éxito; sin Pirlo, sin Vidal y sin Tevez. Una drástica, pero rentable renovación. Como ya comentamos en alguna ocasión, Andrea Pirlo había pasado aser un arma de doble filo para el propio equipo; en la temporada más irregular (entre lesiones y problemas extradeportivos) de un Arturo Vidal con 28 años de edad, la Juventus ha conseguido sacar cerca de 37 millones de euros por sus servicios; mientras que la salida del ‘Apache’ ha servido para hacer hueco a uno de los jóvenes con mayor proyección del fútbol argentino.

El relevo generacional:

Una de las primeras consecuencias que está teniendo el mercado de fichajes para la Juventus, ha sido el descenso en la media de edad que ha experimentado la plantilla en prácticamente todas las posiciones del campo. Una vez despedidos los 38 años de Andrea Pirlo y de Marco Storari, los 31 de Carlos Tevez, o los 28 de Arturo Vidal; el relevo generacional del equipo bianconero recibe con los brazos abiertos los 18 años de Andrés Tello y Guido Vadalá, los 21 de Paulo Dybala, o los 24 de Simone Zaza. Nuevas incorporaciones, a las que hay que sumar la ya presencia de otros jóvenes dentro del primero equipo. Hablamos de los 22 de Álvaro Morata, Paul Pogba y Stefano Sturaro, o los 21 del talentoso central Daniele Rugani. Escasas primaveras que, como suele ser habitual en muchos de los casos, encuentran su parte negativa en un menor nivel de experiencia.

Leonardo Bonucci: “Estoy convencido de que Daniele Rugani será uno de los defensas del futuro.”

Y es que, en comparación con la plantilla del año anterior, la Juventus ha bajado en algo más de un año su media de edad general. A priori, una reducción que no resulta del todo llamativa, pero que sí puede acabar resultando decisiva en diferentes sectores del césped. Tan solo doce meses atrás, la portería bianconera contaba con una media de edad de 34’6, repartidos entre Buffon (36), Storari (37) y Rubinho (31). Mientras que esta temporada, esa media se ha visto reducida en algo más de dos puntos, tras la salida de Storari y la llegada de Neto (26). La única posición donde no existe reducción, sino más bien incremento, es la defensa. Pues si la temporada anterior la Juventus contaba con una media de 28’4 años, este año esa cifra se ha visto incrementada hasta los 29’12. Al entramado defensivo compuesto por Giorgio Chiellini (30), Leonardo Bonucci (28), Martín Cáceres (28), Andrea Barzagli (34), Patrice Evra (34) y Stephan Lichtsteiner (31), el inevitable paso del tiempo y las llegadas de Daniele Rugani (21) y Mauricio Isla (27), no pueden contrarrestar las salidas de Angelo Ogbonna (27) y Paolo De Ceglie (28). En mediocampo, la transición sí vuelve a ser evidente, porque de los 26’7 años con los que contaba la temporada anterior, este año se ha reducido a 25. Tras las ventas de Andrea Pirlo (36), Arturo Vidal (28), Romulo (27) y Simone Pepe (31), este verano, las llegadas de Sami Khedira (28) y Andrés Tello (18) han conseguido rebajar esas cifras. Una regeneración que coge especial relevancia en la punta del ataque. Pues de los 25’6 del año pasado, la plantilla ha conseguido rebajarlos hasta los 22’75. Las despedidas de Carlos Tevez (31), Alessandro Matri (30) y Sebastián Giovinco (28), y las posteriores incorporaciones de Guido Vadalá (18), Paulo Dybala (21), Mario Mandzukic (29), Simone Zaza (24) y Alberto Cerri (19), explican dicho fenómeno.

Comparación por edad de la actual temporada con la anterior. Fuente: Elaboración propia. 


Un mayor fondo de armario:

Pero no solo para sumar y restar números ha servido, hasta el momento, el mercado de fichajes para la Juventus. Puesto que si hablamos de edad y experiencia, también debemos hacer referencia a calidad y cantidad. Mientras que la plantilla de la temporada pasada, pudo ser una de las más equilibradas de los últimos años. Este año en Turín se han marcado los objetivos de renovar y ampliar.

Empezando por la portería y, tras muchas temporadas sin notar la sombra de la competitividad, esta temporada la presencia de Neto Murara hará que Gianluigi Buffon y sus 37 años de edad (cumplirá 38 a principios del próximo año), no puedan bajar ni un centímetro del listón que viene acostumbrando. Mismo caso, ocurre en la zaga defensiva. Mientras que las lesiones y los bajones de rendimiento, como consecuencia de la edad, empiezan a ser algo cada vez más habitual en Andrea Barzagli y Giorgio Chiellini, el recién renovado Leonardo Bonucci y el recién aterrizado Daniele Rugani, apuntan a que con el tiempo acabarán cogiendo las riendas de la zaga. Echando una vista hacia los lados, la vuelta de Mauricio Isla –uno de los mejores chilenos de la reciente Copa América- y la más que probable llegada de un nuevo lateral zurdo, harán sudar algo más de lo que se han acostumbrado Stephan Lichtsteiner y Patrice Evra por mantener la titularidad. Un paso más, y hablando ya del mediocampo, los únicos que parecen tener el puesto algo más asegurado (si es que de verdad hay algo seguro en el fútbol), son Claudio Marchisio y Paul Pogba. El italiano, como ya ha realizado en más de una ocasión esta temporada, será el encargado de sustituir a Andrea Pirlo desde la posición de regista. Mientras que el francés, deberá asumir el protagonismo mediático (tras las salidas de Arturo Vidal y Carlos Tevez). Un mayor número de focos, que bien podrá utilizar como un estimulante trampolín en su carrera profesional. El resto de los puestos, y a la espera de alguna incorporación más, deberá ser motivo de competición para los Sami Khedira, Roberto Pereyra, Stefano Sturaro, Andrés Tello y compañía. En el ataque, la excelsa temporada de Álvaro Morata le puede hacer partir con algo más de ventaja con respecto a sus competidores. Paulo Dybala, unas mejores sensaciones de la Serie A 2014/15 y por el que la Juventus ha llegado a desembolsar una cifra cercana a los 37 millones de euros; el siempre goleador a la vez que problemático Mario Mandzukic; el ya internacional Simone Zaza; y los jóvenes Guido Vadalá y Kingsley Coman, lucharán junto a Fernando Llorente –quien parece tener los días contados en el club- por los restantes sitios del ataque. A priori, una mayor competición con respecto a la que Tevez y Morata como resultado de brillantes actuaciones, se encargaron de anular la temporada anterior.

Daniele Rugani en su presentación con la Juventus. Foto: Juventus.com

La hora de Paul Pogba:

Espantados (por el momento) los rumores de su marcha, la Juventus ha decidido entregar al joven francés el papel principal de la nueva temporada. A causa de las bajas y, como consecuencia de la no llegada del tan ansiado mediapunta por parte de Massimiliano Allegri, el italiano ha decidido probar en más de una ocasión esta pretemporada con Pogba como trequartista (mediapunta). Un cambio de posición, al que hay que añadir la reciente herencia del dorsal número 10 que hasta ahora portaba Carlos Tevez. Motivos, más que evidentes, para intuir que esta temporada las luces del Juventus Stadium se encenderán (aún más) sobre el futbolista. Tras las salidas de Arturo Vidal, Andrea Pirlo y el ‘Apache’ Tevez, deberá ser Pogba quien porte el imaginario brazalete mediático. Una temporada que además el francés seguro acogerá con ilusión y ganas por demostrar. No solo como escaparate para una posible salida en un futuro no muy lejano, sino porque el próximo verano la Eurocopa será en Francia. Y les podemos asegurar que el explosivo espíritu de Pogba luchará por demostrar que está capacitado para abanderar a una de las mejores generaciones francesas de los últimos años.

Paul Pogba: "Vidal ha hecho bien marchándose al Bayern. Yo sin embargo me quedo aquí. Es en lo único que pienso." 

Una mayor variabilidad táctica:

Como ya hemos comentado, la juventud y el extenso fondo de armario del que dispone la plantilla, abren un abanico de posibilidades que van desde los tres centrales, cuatro centrocampistas e incluso tres delanteros. Si durante la anterior campaña, Massimiliano Allegri rotó hasta acertar con el definitivo 4-3-1-2, esta temporada parece encaminarse en una parecida dirección. Experimentar, probar, rectificar y perfeccionar. El cambio de cromos durante el mercado, podría provocar que el esquema acabase fluctuando definitivamente hacia un 4-3-3 que Allegri ya se encargó de emplear en diversos compromisos coperos. Si finalmente, Paul Pogba no acaba acercando su posición al área contraria (por el momento, es duda), y prevalece el 4-3-1-2, todo hace indicar a que Paulo Dybala sería la sombra desde la mediapunta de Álvaro Morata y Mario Mandzukic en el frente de ataque. Diferentes disposiciones, pero una misma idea de juego: dominar la posesión en Italia, y los espacios en Europa. Un equipo camaleónico, capaz de mudar varias veces en el mismo encuentro de sistema, y al que la amplitud de banquillo y competitividad seguro que suman un plus en la diversa pizarra del entrenador de Livorno.

En definitiva, el relevo va más allá de la salida de los futbolistas capitales de la primera plantilla. Es una declaración de intenciones. El campeón ha movido ficha y, tras una temporada plagada de éxitos, y en el verano en el que más rivales parecen salirle al paso,  ha decidido embaucarse en el relevo con más riesgo del último lustro. Porque la gestión va más allá de la próxima temporada. Porque el hambre también se alimenta. Y porque a veces, aunque duela, decir adiós es la mejor opción. Caras nuevas y futbolistas jóvenes para un relevo, del que solo el tiempo podrá decir si fue un acierto. 

Plantilla 2015/2016 de la Juventus de Turín. Fuente: Sharemytactis

Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario