, , , , , , ,

EL DIABLO SE VISTE DE AZUL

Apenas veintisiete días después de que el Manchester City rompiese el mercado de traspasos con uno de los fichajes más cuestionados (en cuanto al precio, el rendimiento demostrado y a las necesidades del City) de las últimas temporadas en la Premier League. Cerca de 68 millones de libras acabó desembolsando el conjunto de Manuel Pellegrini al Liverpool, por hacerse con los servicios del talentoso mediapunta inglés. Pero más allá del montante económico de la operación, Raheem Sterling apenas ha necesitado 74 minutos de su primer partido oficial con la camiseta celeste del equipo de Manchester, para pincelar porqué con tan solo 20 años de edad se ha convertido en el fichaje inglés más caro en la historia de la Barclays Premier League.

Raheem Sterling regaló la camiseta de su debut a los aficionados desplazados. Foto: manchestereveningnews

Bien es cierto que el escenario, la situación, y el erróneo planteamiento del West Bromwich Albion, invitaron a la que desde pronto se acabó convirtiendo en una plácida noche de lunes para el Manchester City. Dominadores del encuentro, cómodos con el esférico y avasalladores en los últimos metros, el conjunto citizen se bastó de un 0-3 en The Hawthorns, para cerrar desde la cabeza de la tabla, la primera jornada del campeonato.

Una incuestionable primera mitad:

Reabierto el debate sobre quién se perfila como favorito en la que a priori, podría ser una de las temporadas más igualadas con respecto a los cuatro aspirantes (Chelsea, Manchester City, Manchester United y Arsenal) en la carrera por el título, los primeros cuarenta y cinco minutos oficiales del conjunto de Manuel Pellegrini en la recién inaugurada campaña, podrían invitar al optimismo a la afición del Etihad. Más aún, si comparamos el estreno con respecto al de los otros tres candidatos. El conjunto de Jose Mourinho no pudo pasar del empate frente al siempre competitivo Swansea de Garry Monk, el Manchester United ganó, pero por la mínima y con una apática versión frente a un descafeinado Tottenham, mientras que el Arsenal completó la sorpresa de la jornada tras caer estrepitosamente en el Emirates, por cero goles a dos, frente al West Ham.

Pellegrini: "Disfruté viendo jugar a los más técnicos. David [Silva] jugó realmente bien. Realizó una actuación increíble, sobre todo en el primer tiempo. No cometió un solo fallo."

En West Bromwich, la cosa resultó muy diferente. El Manchester City embocó el túnel de vestuarios tras realizar una de las versiones más completas de sus últimos tiempos. Formados a partir del ya conocido 4-2-3-1 del entrenador chileno, el bajo repliegue del WBA, y el tempranero gol del costamarfileño Yaya Touré, tras una serie de ocasiones y rechaces en el área rival, acabaron decantando la balanza. El planteamiento de Tony Pulis residió en replegar las líneas, aguantar las embestidas y responder a los espacios, pero, de nada sirvió el muro, ante la incontrolable nube de epicentros que afloraba en tres cuartos de campo. La conexión Sterling-Silva dinamizaba un ataque, en el que la profundidad lateral (Kolarov-Navas), las descargas de Wilfried Boney de espaldas al área, y la siempre poderosa llegada en segunda línea de Yaya Touré (así es como se fabricó el 0-2), acabaron empujando hasta desquebrajar el sistema defensivo del conjunto local.

Los jugadores del Manchester City festejan uno de los tantos del partido. Foto: Goal.com

Y es aquí, donde el fichaje de Raheem Sterling cobra una doble lectura. Su llegada, no solo mejora en el regate, el desborde posicional y la verticalidad a los espacios del Manchester City, sino que además, supone la recolocación de David Silva en la mediapunta del equipo. Sin duda,  la posición que más beneficia al canario sobre el césped; puesto que lo libera de continuas coberturas laterales y, le otorga una mayor libertad a la hora de bajar a recibir, ordenar y oxigenar la salida y propuesta ofensiva del equipo. Una variante que  indirectamente podría convertirse en una mejora en la regularidad tanto individual (del futbolista) como colectiva (del propio equipo). Y, frente al West Bromwich Albion, se tradujo en una exhibición del internacional español, que además acabó asistiendo desde el saque de esquina a Vicent Kompany en el tercer y último tanto del partido. 

Se antojan refuerzos en mediocampo:


Con algo más de dos semanas de margen para finalizar el mercado, la única nota negativa para el Manchester City en el encuentro llegó en las pocas ocasiones en las que el West Bromwich Albion hizo por exigir algo de atención defensiva. Concretamente, en mediocampo. Un quebradero para Manuel Pellegrini que ya viene de largo. Y que por el momento, no encuentra solución. Las continuas participaciones de Yaya Touré en el frente del equipo, suponen que el mediocentro posicional, en este caso Fernandinho, sufriera más de la cuenta cuando el rival echaba a correr hacia Joe Hart. Una posición de ‘stopper’, por la cual el conjunto de Manchester no acaba de dar con la tecla. Porque quizás en la Premier acabe resultando suficiente. Pero por plantilla y presupuesto, las exigencias suponen un objetivo algo más ambicioso, y por ahora en el banquillo, no existe solución a corto plazo.
Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario