, , , , ,

MÁS ALLÁ DEL EMPATE

Tras unas semanas sin fútbol, marcadas por los rumores en cuanto a llegadas, salidas y renovaciones que no acaban de producirse y, a lo que hay que sumar la triste despedida de Iker Casillas y la aún sorprendente ausencia de un mediático nombre con el que Florentino Pérez protagonice una nueva saga del culebrón estival más famoso del fútbol, el Real Madrid de Rafa Benítez se ha puesto a rodar. Por fin, durante algo más de dos horas en pleno mes de julio, la actualidad del conjunto blanco ha sido el esférico. Lo ha hecho en Melbourne, frente a la Roma, en la International Champions Cup, y en un partido que pese a que se tuvo que resolver desde la tanda de penaltis (donde el conjunto italiano se proclamó vencedor: 6-7), y aunque las fechas no sean las más idóneas para sacar conclusiones, sí ha dejado las primeras pinceladas –algunas buenas, otras no tanto– del nuevo proyecto blanco.

Gareth Bale pelea por un balón junto a Cole, Castan y De Rossi. Foto: realmadrid.com

La variabilidad táctica del equipo:

Sin duda, unas de las mejores noticias para el Real Madrid. En una plantilla con numerosos futbolistas de renombre, egos y distinciones técnicas, no siempre es sencillo encontrar el equilibrio. Armados en el ya habitual 4-2-3-1 del entrenador madrileño, el conjunto blanco formó de inicio sobre el césped con un doble pivote formado por Asier Illarramendi y Luka Modric, Gareth Bale como mediapunta (una posición lo más parecida a la que adopta con la selección galesa), Cristiano Ronaldo y Martin Odegaard en bandas y Jesé Rodríguez como punta. Un esquema que poco a poco, y debido a la presión que ejercía el equipo sobre la salida de balón romana, se iba transformando hacia el 4-4-2 ya empleado meses atrás por Carlo Ancelotti. Pero, en el segundo tiempo, y con la entrada de Isco (quizás, el mejor enganche del equipo), Benzema, Denis Cheryshev y Lucas Vázquez, volvieron a situar al Real Madrid en una especie de combinación entre los dos esquemas. Unas dudas y una incorrecta colocación, a las que la presencia de nuevos futbolistas, la nueva pizarra y la aún falta de adaptación a la misma, hicieron que el equipo no consiguiera colocarse de la forma más óptima para dañar al tramado defensivo que planteó Rudi García. Solo el tiempo y el rodaje acabarán perfeccionando la variabilidad táctica de un equipo que del vertiginoso 4-2-3-1 de la época de Mourinho y el exitoso 4-4-2 de Carlo Ancelotti, Rafa Benítez quiere encontrar el tan ansiado equilibrio.

Esquema inicial del segundo tiempo

Esquema inicial del primer tiempo


La ausencia de un apoyo sobre Cristiano:

La ya mencionada variabilidad en cuanto a los planes que puede diseñar el Real Madrid frente a sus rivales sobre el césped, evidencian un problema sobre el que Rafa Benítez deberá trabajar: la ausencia de un interior con recorrido y apoyo sobre el sector izquierdo. Si durante la época de Ancelotti esa posición se encargó de ser cubierta por Di María, James Rodríguez o Isco, los nuevos planes del 4-2-3-1 o, en su detrimento, del 4-4-2, apartan a esa figura del mediocampo. Un futbolista con capacidad para recorrer metros, tanto en ataque como en defensa, que liberara del trabajo defensivo a Cristiano Ronaldo. Seguramente, con un mayor rodaje, y cada vez más víctima de sus efectivas técnicas de remate, Cristiano Ronaldo acabará ocupando las posiciones más punteras del ataque. Un cambio táctico que abriría la puerta de la banda izquierda a futbolistas dotados de un mayor recorrido, como James, Denis o el propio Gareth Bale. 

Los problemas a balón parado:

Si tiempo atrás el balón parado ya resultó ser un problema tanto para el entrenador portugués, como para el italiano, de no mejor forma ha empezado la pizarra del madrileño. La mala colocación en las marcas, la falta de contundencia y la inseguridad aérea del guardameta, parecen seguir presentes. Y fue ahí, desde los lanzamientos laterales, donde la Roma (y su falta de acierto) consiguieron crear el mayor peligro durante el encuentro. Es pronto, pues la pretemporada no ha hecho más que empezar, pero sin duda, el trabajo a balón parado en acciones defensivas, ya es una asignatura pendiente que el Real Madrid lleva arrastrando desde hace varios verano. Un aspecto en el que Benítez deberá poner la lupa, y que solo podremos evaluar correctamente con el paso de los encuentros. 

Rafa Benítez: "Tenemos un grupo de jóvenes muy bueno y como canterano sé que es importante darles esa oportunidad, pero también sé que hay que ganar títulos. Si podemos encontrar un equilibrio en ese sentido sería ideal. Hay que intentar que los canteranos, que sienten la camiseta, lleguen y tengan la oportunidad"

Buenas sensaciones en cuanto al ritmo de los jugadores:

Como ya hemos dicho, las fechas no invitan ni a los más optimistas a sacar las conclusiones más certeras del equipo, pero sí hubo sensaciones, sobre todo en el aspecto físico de los futbolistas que pueden traducirse en puntos positivos. La colocación de Raphael Varane, que se perfiló como uno de los mejores de la defensa en la primera mitad; la electricidad de Gareth Bale, bien por su nueva demarcación como mediapunta (dentro del 4-2-3-1) o simplemente por sus ganas de resarcirse con respecto a su última temporada; la intacta elegancia de Isco, que fue capaz de reorganizar en los momentos más opacos del equipo durante el segundo tiempo; la finura de Karim Benzema, al que incongruentemente por las fechas, se le ve mejor físicamente; o el espíritu de los novatos como Denis, los Lucas (Vázquez y Silva) o Danilo (al que pronto podremos catalogar como algo más que un lateral, como ya ocurre con Marcelo) son, sin ninguna duda, los primeros frutos del trabajo y la intensidad con la que Rafa Benítez obliga a sus futbolistas en cada entrenamiento. 

Las variaciones tácticas, la posición de Bale, la temprana incorporación de James, el doble pivote que seguramente formen Toni Kroos y Luka Modric, la más que posible salida (y llegada) de algún que otro nombre y la mayor competitividad que respiran todas y cada una de las posiciones, representan buenas señales de este nuevo Real Madrid que, como ya hemos dicho, solo acaba de empezar.
Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario