, , , , , , , , , , , ,

ANÁLISIS DE LAS SEMIFINALES DEL EUROPEO SUB-21

Una exhibición histórica: 

Portugal y Alemania se dieron cita en la primera semifinal del Europeo Sub-21 que está teniendo lugar en la República Checa. Dos de las selecciones favoritas, que se clasificaron como primera y segunda de sus respectivos grupos, y donde la selección lusa se impuso por un contundente cinco a cero ante la todopoderosa Alemania de Marc André ter-Stegen, Emre Can o Kevin Volland. Merecidamente, Portugal estará en la final del próximo martes.

Bernardo Silva se marcha ovacionado por la afición portuguesa. Fuente: Uefa.com

De principio a fin, el partido fue un monólogo para Portugal. Bien armados ante el dominio de posesión que Alemania ha intentado establecer durante todos sus encuentros del Europeo, Portugal lo supo contrarrestar con colocación y pegada, sobre todo, mucha pegada. La seguridad bajo los palos de José Sá (que se perfila a ser uno de los mejores guardametas del campeonato), añadido a la estabilidad medular de William Carvalho (mediocentro) y Sérgio Oliveira (como interior zurdo), sirvieron como armas para imposibilitar a Alemania el paso hacia la meta rival. Además, la más que cuestionable ausencia de Meyer en el once titular, en detrimento de Geis (un mediocentro más posicional. Quizás para intentar defenderse de las apariciones de Bernardo Silva en la mediapunta) incapacitaron aún más la presencia ofensiva de una selección alemana a la que su baja presencia en el área contraria, se antoja clave para resolver de cara al futuro. Ante la insuficiencia germana para cercar la meta rival, Bernardo Silva (la estrella del combinado portugués, y seguramente de todo el torneo Sub-21) fue adoptando un mayor protagonismo con el paso de los minutos, hasta convertirse en el puñal que desangró por completo el engranaje alemán. Armado de un potente y certero golpeo con su pierna izquierda, fue el encargado de dirigir todos y cada uno de los ataques de su selección, hasta el punto de conseguir el tanto que abrió el marcador. En una bonita combinación con Ivan Cavaleiro que nació de las botas de William Carvalho y además, puso el centro del segundo tanto, obra de Ricardo, en apenas media hora de encuentro. Ni Alemania, ni ter Stegen fueron capaces de contener las veloces embestidas portuguesas que, incluso en la segunda mitad, continuaron agrandando la que hasta el momento, ha sido la mayor goleada del campeonato (5-0).

Planteamientos iniciales del Alemania-Portugal. Fuente: sharemytactics.com

Los errores condenan a Dinamarca: 

En busca de la última vacante para la final, Suecia y Dinamarca se enfrentaron en la segunda semifinal del Europeo Sub-21. Dinamarca, una de las selecciones que mejores sensaciones había dejado en la fase de grupos, incluso, sobrepasando a Alemania (hasta el momento, el único rival que había conseguido derrotar a los de Jess Thorup) en la tabla clasificatoria, cayó estrepitosamente por cuatro goles a uno, frente a Suecia. Una de las grandes revelaciones del torneo, que de manera ordenada, a los espacios y de la mano de su estrella John Guidetti, consiguió certificar su pase a la final donde ya espera Portugal. 

Pese a que desde un primer momento del encuentro Dinamarca intentó hacerse dueña del esférico, una vez más, los de Hakan Ericson platearon un partido de bloque bajo, de repliegue y verticalidad. Y la cosa, ayudada por las concesiones defensivas del rival, funcionó. Armados en un 4-4-2, Lewicki y Hijemark se encargaron de cerrar todas las posibles recepciones de Poulsen o Falk Jensen por dentro. Además, Khalili y Tibbling, ante la poca profundidad lateral de los daneses, también ayudaron a cerrar los carriles interiores, por lo que Dinamarca, una y otra vez, chocaba contra el muro amarillo. Y ante la adversidad de un rival, sin mayores recursos que el de empotrarse contra el sistema -como ya ocurrió contra Italia en la fase de grupos-, Suecia se aprovechó de la sangre que genera a los espacios. Primero, desde una salida lateral, donde un balón cruzado al área acabó con Kiese Thelin por el suelo, y la realización acusando a Scholz, significó el tanto inicial para los suecos desde el punto de penalti. Solo unos minutos después, Dinamarca volvió a ceder metros a sus espaldas, que la verticalidad de John Guidetti, el inoportuno resbalón de Knudsen y la posterior finalización de Tibbling, hicieron saltar las alarmas en el banquillo de Thorup. Dos salidas, dos errores y dos goles, es como mejor podríamos definir el primer tiempo de una Suecia que en ningún momento dio señas de agrietarse sobre el césped. Durante el segundo tiempo, y con una Dinamarca más volcada (incluso con su propio central, Jannik Vestergaard, en el área contraria) e hiperactiva en tres cuartos de campo –algo a lo que también benefició la entrada de Pione Sisto– sirvió para que al menos, consiguieron recortar unas distancias que, nada más lejos de la realidad, los errores y los espacios, volvieron a agrandar. Dos contraataques, ante una Dinamarca a la que con el paso de los minutos se le fue haciendo más difícil frenar la verticalidad de los suecos, se tradujeron en el 1-4 definitivo. 

El próximo martes, a las 20:45 de la noche (hora peninsular), la Portugal de Bernardo Silva, José Sá, Sérgio Oliveira, William Carvalho y Joao Mario se enfrentará a la Suecia de John Guidetti, Kiese Thelin, Oscar Lewicki y Oscar Hiljemark. Dos de las mejores selecciones al contragolpe, que de la magia de sus dos jugadores franquicia (Silva y Guidetti) intentarán alzarse con el que será su primer torneo europeo Sub-21.

Planteamientos iniciales del Suecia-Dinamarca. Fuente: Sharemytactics.com

Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario