, , , , , , , , ,

Hay vida después de Marchisio

Las malas noticias nunca vienen solas, o al menos eso es lo que dicen. Y si hace solo unos días la Juventus certificaba su pase de ronda en la Champions League, goleando en el Signal Iduna Park, la celebración del triunfo se vio lamentablemente marcada por la lesión de Paul Pogba. Una lesión muscular, en el muslo de su pierna derecha lo tendrá apartado por unas cuantas semanas de los terrenos de juego, al menos durante los cuartos de final. Pero como el infortunio, no es solitario, el virus FIFA ya se ha cobrado a su primera víctima: Claudio Marchisio. Durante el entrenamiento de esta misma mañana como preparativo al partido frente a Bulgaria, el centrocampista ‘bianconero’ ha caído gravemente lesionado en uno de los ligamentos cruzados de su rodilla. Y se estima, que al menos seis, serán los meses que podrá estar de baja.

Grave lesión de Marchisio
Claudio Marchisio durante un entrenamiento con la Selección. FOTO: Uefa.com

Un varapalo, que sumado al del francés, trastocan los planes de un Massimiliano Allegri que se asoma a la recta final de la temporada -cuartos de final de la Champions, semifinales de Coppa y certificar el Scudetto- con hasta siete futbolistas en la enfermería (Rómulo, Asamoah, Marrone, Cáceres, De Ceglie, Pogba y Marchisio). 

Flexible. Así es como podríamos definir la pizarra del entrenador de Livorno, durante sus primeros meses en la Juventus de Turín. Y de esta forma, deberá seguir siendo. Puesto que las recientes lesiones en mediocampo, le obligan a maniobrar, para coser y compensar la pérdida de dos de sus piezas clave dentro del sistema; debido a que Marchisio ha actuado como 'regista' siempre que Pirlo no ha estado y Pogba, respondía de muy buena forma como interior titular. Algo que a priori, desemboca en un casi inevitable cambio de esquema. Estas son las variantes con las que Massimiliano Allegri deberá barajar, de cara a sus próximas citas:

      La vuelta al 3-5-2:
Sin duda, la opción que más papeletas tiene para ser la empleada. Con los regresos de los dos Andreas (Pirlo y Barzagli), la Juventus podría verse obligada a romper con el actual 4-3-1-2 y regresar a sus orígenes del 3-5-2. Un esquema que sin duda, marcó el paso de Antonio Conte por Turín y que ahora, se ha encargado de llevar a la 'Squadra Azzurra'. Ésta, encabezaría la opción más real. En defensa, una vez más la 'Nazionale' cobraría representación. Barzagli, Bonucci y Chellini serán los encargados de completar línea de tres centrales. Siempre acompañados de Lichtsteiner y Evra como carrileros. Por delante, en mediocampo; Pirlo ejercerá en su papel habitual de ‘regista’. Mientras que Vidal y Pereyra deberán compensar sus dotes de recuperación y llegada, para ejercer como interiores. Y arriba, la delantera seguirá siendo parte de la pareja de moda en Europa: Carlos Tévez y Álvaro Morata. Un once atrevido, pero que sin duda servirá para competir en las citas de mayor relevancia.

Once tipo con el 3-5-2 de la Juventus
 
El salto definitivo al 4-3-3:
Un esquema al que ya ha recurrido la Juventus durante alguna que otra vez esta temporada. Muy concretamente durante la disputa de la Coppa Italia (donde la Juventus debe remontar el resultado la ida frente a la Fiorentina: 1-2). El paso a este sistema, supondría eliminar a un central y a uno de los puntas (a no ser que Morata sea el que caiga hacia el costado), en detrimento de los extremos. Por lo demás, la tónica sería parecida. En defensa, Lichtsteiner y Evra actuarían como laterales –y ya no como carrileros-, Bonucci y Chiellini –en estos momentos, y debido al escaso momento de forma de Barzagli tras la lesión- serían los centrales. En mediocampo, las cosas se mantendrían como en el caso anterior: Pirlo, Vidal y Pereyra. En ataque, Coman y/o Pepe, saltarían a escena. Aunque la clave reside en Morata. Si el madrileño, es capaz de acostumbrarse a partir desde el lado izquierdo del campo -y Allegri lo cree conveniente-, únicamente Simone Pepe entraría en el costado contrario, para acompañar a Tévez. Si no, lo harían los dos (francés e italiano), pero la revolución sería aún mayor. 

Once tipo con el 4-3-3 de la Juventus

El papel de los actores secundarios:
Desde que inició la temporada, muchas han sido las rotaciones, pero poco –o no todo el esperado- ha sido el papel que han jugado futbolistas como el propio Coman, Padoin o el recién llegado Stefano Sturaro. Y es ahora, en los meses decisivos, donde sí deberán encontrarlo. Y quizás, en muchos casos, podrá ser utilizado como muestra de que sus servicios pueden seguir siendo efectivos. En el caso del francés, aún eclipsado por la irrupción de Morata y la consiguiente suplencia de Llorente, será el encargado de suplir al español o al argentino, en tramos o partidos, donde el resultado o el rival (sobre todo en Serie A) acompañen. Lo mismo, ocurrirá con los dos últimos ejemplos. Desde que inició la temporada, Padoin apenas ha disputado 900 minutos de competición (algo equivalente a diez partidos completos disputados), mientras que el ex del Genoa, desde su llegada a principios de febrero, solo ha sido en las dos últimas jornadas -Palermo y Genoa- útil para Allegri (concretamente, cuarenta y siete minutos jugados). Tres futbolistas, que sumados a Ogbonna, Pepe y Marrone,  deberán ejercer como actores secundarios. Relevar a los protagonistas cuando sea necesario. Y quién sabe, si en ellos, residen algunas de las claves en esta recta final de temporada.
Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario