, , , , , , ,

Análisis: Juventus 2-1 Borussia Dortmund

@AdrianBlanco_


Distantemente apartados de llegar en su mejor versión, Juventus y Dortmund se citaron en Turín para el primer encuentro de los octavos de final, en una de las eliminatorias más apetecibles e igualadas del panorama europeo. Líder y decimosegundo clasificado, en Italia y Alemania, respectivamente. El pequeño bajón del equipo de Massimiliano Allegri y la ligera subida de los de Jurgen Klopp, en las últimas jornadas, repartieron las posibilidades para unos equipos, que durante la ceremonia del sorteo –allá por el mes de diciembre– pertenecían de manera ilusionista a divisiones diferentes. 

Los jugadores de la Juventus celebran uno de los tantos del partido. FOTO: Futboltotal.com.mx

Conscientes de jugar –con la ventaja o el infortunio– el primer partido en casa, el equipo bianconero no quiso guardarse nada y armarse en su mejor versión. Morder más fuerte que el rival, fue la consigna durante los noventa minutos. Colocados bajo el ya habitual 4-3-1-2 de Allegri; Arturo Vidal volvió a ejercer de mediapunta (hasta el momento de la lesión de Andrea Pirlo) y el eléctrico y provechoso recurso de Álvaro Morata, acompañó de muy buena forma, al ‘Apache’ en el frente de ataque. En el lado contrario, la reciente e inoportuna baja de Kevin Kampl, supuso que el armenio Mkhitaryan y el napolitano Ciro Immobile (lo que devolvía a Aubameyang al costado) completaran con permiso del eslovenoel once inicial más capacitado con el que puede contar Jurgen Klopp a día de hoy.

Envueltos bajo una fantástica coreografía del Juventus Stadium, los locales, ejercieron como tales y salieron con la intención de hacerse dueños del partido desde el primer momento, hasta el último. Y es que salvo un bache con el que tuvo que lidiar, debido al gol en contra y la inesperada lesión de Pirlo, durante la primera mitad, se puede decir sin temor a equivocarse que el dominio y el resultado fueron meritoriamente turineses. Y de esta abrumadora superioridad, a la cual la Juventus debió sacar mejor provecho de cara a la visita al Signal Iduna Park, residen los dos puntos clave del encuentro:

Los onces iniciales de Juventus y Dortmund

La exhibición de Álvaro Morata

El ex madridista cuajó una de sus mejores actuaciones con la elástica blanquinegra. Veloz, incesante, rematador e imparable. Todos y cada uno de sus movimientos, caídas a los costados, arrancadas y asociaciones estuvieron llenas de sentido y veneno para una defensa rival que no supo cómo pararle los pies. Participativo en los dos tantos de la Juventus; el gol de Tévez (1-0) viene precedido de un disparo suyo que Weidenfeller es incapaz de blocar y su posterior remate al fondo de las mallas tras una brillante asistencia de Paul Pogba (2-1) al borde del descanso, supusieron dos mazazos que hirieron de gravedad no solo a Jurgen, sino también al bueno de Fernando Llorente que por cortesía y amistad no podía hacer otra cosa que aplaudir desde el banquillo cada acción de su compatriota. Y si hace doce meses, impensablemente hubiésemos calificado al madrileño de sobresaliente en cualquiera de sus actuaciones, a día de hoy, la confianza, los minutos y sus buenas respuestas, nos obligarían a no poder negarle de esa nota.

Álvaro Morata celebra el gol que suponía la ventaja antes del descanso. FOTO: Alessandro Bianchi


La defraudante versión del Borussia Dortmund
 
Flojo a la hora de presionar, obstaculizado al contraatacar, apagado ofensivamente, inestable en la zona medular e inseguro en la defensiva, la versión del Borussia Dortmund en el Juventus Stadium, no sobresalió del guion que venía siendo habitual. Y si algunos vaticinaron que Europa podría ser la senda victoriosa del conjunto amarillo, la cosa (ayer) no fue ni mucho menos parecida. Salvo el ya mencionado tramo del primer tiempo, donde un inusual resbalón de Giorgio Chiellini regaló el empate y la posterior lesión de Andrea Pirlo supuso un claro contratiempo para los de Allegri, el equipo alemán fue incapaz de asentarse, morder y enjaular, bajo los signos de su mejor versión al equipo bianconero. Lejos de volver a ser aquel conjunto capaz de deslumbrar como en su día hizo a Alemania y Europa de la misma forma, los pupilos de Jurgen Klopp, sonrieron con el pitido final, conscientes de que vivos abandonaron Turín, y en tres semanas –con margen aún con el que mejorar– será Renania del Norte-Westfalia, será el Signal Iduna Park, quien dicte sentencia.
Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario