, , , ,

Balotelli 1-0 Bologna

@ADRIAN_BLANCO4

Un día lloras, al otro sonríes. Así es la vida, así es el fútbol, así es Mario Balotelli y así es este Milan 2013/2014. Los de Seedorf llegaban derrotados de moral tras el duro varapalo sufrido en San Paolo el pasado Sábado (3-1), y lo peor, dando una imagen de lo más pobre. Un equipo roto, sin ideas y que acabó con nuestro excéntrico protagonista como ya hemos dicho, a lágrima suelta en el banquillo. Hoy, fue más de lo mismo. El Milan otra vez fue un banco de dudas; de principio a fin. Con una tremenda fragilidad defensiva, sin casi recursos en la elaboración y con una línea de mediapuntas que no acaban de encontrar el rendimiento esperado. Esta vez, solo el trallazo de Mario Balotelli sirvió para que el conjunto rossonero, y el ariete italiano lleguen al partido frente al Atlético de Madrid con una sonrisa más bien forzada ante tal situación.




Esta misma mañana Italia amanecía bajo alarma tras la portada del 'Corriere dello Sport', donde según la información del diario, el propio Berlusconi ya había hablado con Clarence para pegarle un ligero toquecito de atención. Por la noche, el partido fue un mero trámite para ambos. Cerca de 80 minutos de encuentro con poco, muy poco que ver, la verdad. En el Milan, laterales muy alzados que creaban siempre situaciones de ventaja (2 VS 1) en banda, pero nada más. Sin pólvora que utilizar. Por su parte el Bologna replegaba, con las líneas bien juntitas, pero sin demasiada exigencia defensiva. La verdad, tónica parecida al día de San Paolo, la única diferencia es que aquel día enfrente estaba el Napoli, hoy era el decimosexto clasificado en la tabla, sino, seguramente el resultado hubiese sido bien distinto. Casi sin ocasiones en ambas porterías nos marchamos al descanso, eso sí, con la sensación de que el Milan continuaba a años luz de lo esperado, y que el Bologna si hubiese sabido despegarse mejor en ataque hoy podría haber sacado algo positivo de San Siro desde la primera mitad.



El segundo tiempo, fue más de lo mismo. El Milan volvió a salir apagado al césped. Y lo más preocupante, sin capacidad de reacción. Los de Ballardini entonces sí lo intententaron con el paso de los minutos. Incluso hasta se lo llegaron a creer. Tres o cuatro buenas intervenciones de Christian Abbiati salvaron el cuello a los de Seedorf. Durante buen rato de la segunda parte, Cristaldo y Bianchi se movían como pez en el agua dentro del área rossonera. Los cambios, tampoco incentivaron mucho al equipo, la verdad. Pazzini volvió a partir desde el banquillo, sustituyó a un más que discutido Keisuke Honda, que tuvo que abandonar el terreno de juego rápidito, cabizbajo y acompañado de una buena orquesta de pitos que retumbaban desde la grada. Las esperanzas y el verdadero rendimiento del japonés en el conjunto son muy dispares y lo cierto es que quizás esté empezando a dar de que hablar más de la cuenta entre la afición, y no para muy bien de sus intereses.

Los minutos pasaban y el Milan no podía (o no parecía estar muy por la labor) de llevarse el encuentro. Pero entonces al bueno de Mario se le ocurrió probar portería, aunque fuese desde unos 35 metros aproximadamente de donde se encontrar Curci. Y anda, esta vez le tocó sonreír. El esférico cogió la altura, precisión, efecto y velocidad necesarios para colarse por la escuadra derecha del marco defendido por el Bologna. Un gol, o mejor dicho, una obra de arte, para darle los tres puntos al Milan casi sobre la campana (en el minuto 87 de partido). Y es que el conjunto del norte de Italia empieza a acostumbrarse a esto de ganar casi sobre la bocina, y esto, una vez, dos, tres... funciona. Pero más no. Tres puntos que significan colocarse momentáneamente en la décima posición. En San Siro esta noche duermen a 4 puntos de Europa League, 15 de Champions y ¡18! del liderato.

Pero recuerden que la temporada es larga, que aún queda mucho camino que sufrir. Y echándole un ojo al calendario de aquí a final de temporada, lo peor está por venir: Atlético de Madrid, Juventus, (Atlético), Lazio, Fiorentina, Roma, Inter... Quién ha visto y quién puede ver al segundo mejor equipo (por palmáres) de la Liga de Campeones, en una posición muy lejana a la suya por la naturaleza. Inverso en una versión de lo más pobre y atípica que ahora mismo se puede ver en Italia. Y que ve como poco a poco se hunde en la mitad de la tabla y que parece no saber que cuanto más pataleas sin razón, antes acabas ahogándote.
Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario