La Juventus, y la caza de un nuevo récord histórico

@ADRIAN_BLANCO4

Sin sorpresas, sin sustos, sin demasiados sobresaltos. Así ha empezado la vigésima jornada en Italia. La Roma de Rudi García cumplió con sus deberes, goleó en el Olímpico al Livorno (3-0) en un partido que se le puso de cara desde muy temprano. De esta forma, el Livorno 'post-Nicola' se hunde un poco más en la zona de descenso y de forma virtual, la Juventus llegaba con su ventaja algo reducida al partido, frente a una Sampdoria que demostró llegar con muchas ganas de dar guerra al Juventus Stadium


Pero, en Turín, la verdad, fue la misma historia de siempre. Esta vez Conte decidió hacer rotaciones; Ogbonna y Marchisio partían desde la titularidad, en detrimento de Bonucci y Pirlo, que tuvieron que conformarse con ver la victoria de los suyos desde la grada del Juventus Stadium. El equipo de Mihajlovic llegaba como un tiro, con una sola derrota como visitante desde la llegada del serbio, y esta vez, le tocó -otra vez, al igual que en San Paolo- palmar. A Pogba le tocaba compartir protagonismo junto con Claudio para intentar contrarrestar la ausencia del bueno de Andrea en mediocampo. Pero, eso pareció no ser un problema. El equipo bianconero consiguió encauzar rápidamente el encuentro, primero Vidal y después Llorente, con un certero cabezazo a la salida de un saque de esquina, parecieron entrever que la actuación parecía tener un desenlace algo ya habitual en "el país de la bota"

Mapa de calor con los movimientos de Arturo Vidal durante el partido. Squawka.com
Lo del chileno ya no es desconocido. 10 goles en 20 partidos, es decir, en el justo ecuador de la temporada ha conseguido igualar su mejor registro goleador como futbolista profesional. Y es que el estado de forma del 'box-to-box' de la Juventus ha vuelto a hacerse de notar, y es que casi con total seguridad, junto con el costamarfileño Yayá Touré y el croata Luka Modric, nos encontramos ante los tres mejores centrocampistas del actual panorama europeo. Tan distintos, y a la vez tan fantásticos. Un lujazo de futbolistas, vamos. Mientras que el navarro continúa demostrando que su buen juego de espaldas y su arsenal de recursos, a la larga van a traer muchas alegrías a la fría ciudad de Italia. Pese a ello, la Sampdoria no desistió, se aferró con todas sus fuerzas al partido y de esta forma consiguió sobrepasar un vendaval de los que muy pocos consiguen escapar de Turín. Poco antes, Andrea Barzagli marcó, pero, en la portería errónea, y de esta forma el equipo de Génova, sin dar -ni mucho menos- una mala imagen se iba al descanso, con "tan solo" un 3-1 en contra. 

Mapa de calor con los movimientos de Manolo Gabbiadini durante el partido. Squawka.com
La segunda parte fue algo distinta. Y de eso ambos, tuvieron algo de culpa. La Juventus levantó un poco el pie del acelerador mientras que la Sampdoria siguió en sus trece de no desistir ante el Campeón. Y es entonces cuando debemos evidenciar los problemas de esta Juventus a balón parado. Manolo Gabbiadini se echó el equipo a sus espaldas. Movimientos fuera-dentro con los que desquiciar un tanto a Asamoah y un buen remate a balón parado sirvieron para traer un poco el miedo a Turín, y tambalear ligeramente el récord que la Juve tenía en la palma de su mano que conquistar. Pero, el guión parecía estar escrito. Cuando la cosa estaba más igualada de lo normal apareció el proyectil de Pogba. El francés se sacó un maravilloso disparo a la escuadra de Da Costa y puso el broche final a una victoria que significa ser la decimoctava en veinte jornadas. Un nuevo récord histórico y la misma ventaja de diez puntos con su rival más cercano, que vuelven a ser firmados por una de las plantillas de la última década en Italia.
Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario