, ,

Aún es pronto para Pep

@ADRIAN_BLANCO4


Cierto que aún es pronto. Que estamos en Agosto. Cierto que la mayoría de las plantillas aún no están en su máximo nivel. Pero, también cierto es que la temporada ha comenzado. Que a partir de ahora y hasta mediados de Mayo, todos y cada uno de los encuentros valen los mismos puntos en la carrera hacia el campeonato. Y cierto es que, el todopoderoso Bayern de Münich -actual campeón de la Bundesliga, Copa y Champions League- aquel equipo que meses atrás demostró ser superior al resto, capaz de pasar por encima de los rivales en cuestión de minutos, a día 10 de Agosto no ha acabado de dar con la tecla made in Pep Guardiola.


Ayer se dio inicio a una nueva edición de la Bundesliga. Debutaba el campeón en el campeonato, y lo hacía frente a un Borussia Mönchengladbach, que la verdad, lejos queda del miedo que propiciaba temporadas atrás a sus rivales cuando se soltaba a la contra. Con la baja de Thiago Álcantara y, con un Javi Martínez aún flojo de nivel, Pep decidió no innovar. Ir a lo seguro. Mantener el esquema, e ir soltando poco a poco gotas de su nuevo estilo.



Sin la fluidez a la hora de sacar el balón que aporta el ex-futbolista del FC Barcelona, Pep se ha encargado de relegar a Bastian a una posición un tanto extraña para él. Como último centrocampista, en todas y cada unas de las jugadas que iniciaba el Bayern, el alemán era el encargado de partir desde los centrales con el balón pegado al pie. Kroos actuaba como interior zurdo, y Müller -ayer muy desaparecido- como derecho.  Cerraba con cuatro defensas -acabó el partido con seis- y con un punta con mucho movimiento. Pese a que todavía quedan secuelas del equipo que entrenó Jupp Heynckes, el Bayern quiso adueñarse desde muy pronto del dominio, y como más le gusta a su nuevo entrenador, de la posesión y la rápida recuperación. 

Como ya hemos dicho antes, el conjunto dirigido por Favre, lejos de cometer verdadero peligro en las transiciones ofensivas, comenzó con una presión muy alta, cercana al área del Bayern, evitando la salida desde atrás del conjunto local. Pero, a medida que pasaron los minutos, la presión fue decayendo y Kramer dejó de perseguir en su posición a un Toni Kroos, liberado y participativo. El joven talento alemán supo asociarse de buena forma con Alaba y Ribéry en banda. Formando un peligroso triangulo, con salidas tanto por la línea de cal como por dentro. El conjunto se soltó, y en tan solo cinco minutos, ya habían conseguido hacer un 2-0 a favor. O en otras palabras, parecía avecinarse una goleada. 

Pero no fue así, y al borde del descanso, un fallo entre Neuer y Dante acabó con el balón dentro de las mallas locales, un 2-1 que seguro avivaría la opciones del Borussia en la segunda mitad. Y es que, como hemos dicho, este Bayern aún falta por engrasar y ajustar en base al modelo que pretende Pep Guardiola, y a la contra Arango y Raffael en más de una ocasión pudieron hacer el empate. Sin acabar de dar con la tecla, el Bayern -más parecido al de años anteriores que otra cosa- quiso sacar todo su potencial con espacios y, -todo hay que decirlo- gracias a algo de fortuna, consiguió establecer el 3-1 final. 

Pero Pep, al que se le notaba algo nervioso en su debut, no cesó de dar instrucciones y fue entonces con el marcador muy a favor para los suyos, cuando decidió innovar. Cuando decidió que era hora de soltar alguna de sus gotas propias. Müller no estaba dando su mejor versión, todos sabemos que cerca de Robben el alemán no funciona, y por ello decidió sustituirlo y darle entrada a Rafinha, para de esta forma mandar a Lahm al interior derecho. Lo de Philipp es sencillamente espectacular. Ya no es solo un gran lateral derecho, -de los mejores del mundo- sino también estamos ante un gran y trabajador interior derecho. Y lo que hay que tener seguro, es que este año le veremos más cerca del centro del campo. 

Pero no todo acaba ahí. El trabajo de Bastian durante el encuentro había sido brillante. Pero agotado físicamente, fue sustituido por el recién llegado Kirchhoff. Y la verdad, el nuevo futbolista del Bayern recuperó mucho más que el líder alemán. El Bayern volvió a adueñarse de la posesión y el Mönchengladbach desactivado y lejos de crear ya ningún peligro, decidió dar entrada a un segundo punta, el holandés De Jong. El cambio de Favre llegó tarde. Y el Bayern acabó conquistando los tres primeros puntos de la temporada. Quizás aún algo lejos de lo que pretende Pep, pero el de Sampedor es un genio de esto y seguro que tarde o temprano consigue imponer su firma personal en el Allianz Arena. 



Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario