,

Portugal; ¿Sorpresa o frustración?

 @Adrian_Blanco4

La llegada de Paulo Bento a la Selección lusa ha dado un cambio de aires al juego portugués, una nueva propuesta a favor de la posesión y el talento individual de sus jugadores. Un estilo más interesante y preservado gracias al buen toque del balón y a la buena práctica de la posesión. Una "Nueva Portugal" con buenas formas y buenos jugadores con los que pretende coronarse de una vez por todas como una de las mejores Selecciones en el fútbol mundial.



 Pese a que indiscutiblemente gran peso del equipo recae sobre el capitán, Cristiano Ronaldo. Tanto la defensa como el centro del campo desempeñan un papel muy importante en el juego de este equipo. Centrales muy duros, que van muy bien al corte, rápidos, y con buen remate en el área rival. Por fin Pepe vuelve a su posición de central. Acompañado de un Bruno Alves con buena salida del balón, buen posicionamiento, y cierta envergadura que le convierten en otro gran peligro para el rival en acciones de estrategia. Dos laterales con alguna que otra carencia de cara defensiva pero con muy buenas y constantes incorporaciones al ataque, con gran recorrido y mucha velocidad, jugadores claves e importantísimos del juego de ataque de la Selección Portuguesa.

Las caras defensivas del banquillo portugués cuentan con jugadores de buena talla y buen recambio como Miguel Lopes, alternativa al lateral derecho ocupado por Joao Pereira. Menos velocidad pero más polivalencia. Los centrales, tanto Rolando como Ricardo Costa no han realizado buenas temporadas en sus respectivos equipos, jugadores físicos pero lejos del nivel Pepe-Bruno Alves. 

En la portería no parece haber demasiado problemas, Eduardo y Rui Patricio se han ido alternando durante la fase de clasificación, aunque todo hace indicar que será el meta del Sporting de Portugal, el portero titular. El centro del campo luso es otra de las claves del talento y clase que posee esta Selección. Siempre con 4-3-3 muy claro y definido, cuenta con un trivote en el centro del campo formado por Meireles-Moutinho-Veloso. De los cuales ninguno de ellos son jugadores de corte defensivo, sino al contrario, jugadores de posesión y ataque.  El jugador del Chelsea es el que más peso ha cogido en toda la línea medular, y es el encargado de sostener y potenciar un triángulo acompañado por la calidad y llegada tanto de Veloso como de Joao Moutinho. Los extremos en Portugal siguen siendo importantes. Dos jugadores como puñales capaces de resolver por si solos partidos. El "7" de la Selección y del Real Madrid llega en un estado de forma espectácular con una gran temporada batiendo sus propios registros goleadores. Y con una mentalidad mucho más colectiva. En el lado derecho Nani no interviene tanto como extremo puro, pero su velocidad y desborde lo convierten en un jugador fijo del esquema de Paulo Bento. Único inconveniente del jugador del Manchester United; algo intermitente. 

El delantero centro sigue sin tener un dueño claro. Hélder Postiga tiene más galones para ser titular que el delantero del Besiktas, Hugo Almeida. Pese a que éste posee más gol y mejores dotes como "cazador" que el delantero del Zaragoza. Paulo Bento cuenta con jugadores de ataque de buenas garantias en caso de recambio. Futbolistas desaprovechados como el talentoso Ricardo Quaresma para ocupar cualquiera de las dos bandas de ataque. La potencia y habilidad del futbolista del Oporto, Silvestre Varela. O una de las jóvenes promesas del fútbol portugues, Nelson Oliveira. Tan solo 20 añitos con un gran disparo y habilidad en las dos piernas.

Fiel a su estilo, Paulo Bento se decantó por continuar por el 4-3-3 mediante el cual, los laterales en jugadas de ataque se convierten a extremos, trivote creativo y de buen toque en el centro del campo, renunciando en esta parte del campo de jugadores de corte defensivo. Extremos bien abiertos a las bandas, con buen desborde y llegada por dentro, dotados de velocidad y de buen disparo. Delantero centro sin acabar de encajar y mantener el nivel del resto del equipo.  Portugal pretende acabar de una vez por todas con el gafe de los torneos internacionales. Es una de las Selecciones que componen el famoso "grupo de la muerte". Y el buen nivel de la plantilla, y las ganas como conjunto, hacen de un equipo con capacidad mucho más que suficiente para pasar e incluso, y por qué no, colarse perfectamente en la final del torneo.
Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario