, ,

VfB STUTTGART - WERDER BREMEN #BUNDESLIGA

@RECQUINHA

VfB Stuttgart - Werder Bremen

Con este partido, hemos podido ver las dos caras que puede tener esta maravillosa liga como es la alemana: a ratos, aburrimiento absoluto con 22 hombres haciendo un fútbol
mediocre, sin verticalidad, sin movimientos y reduciendo la "emoción" del partido a individualidades. Por otro lado, esa otra cara en donde se ve un partido frenético, con ambos equipos volcados arriba, ocasiones, tensión, derroche de fuerzas...


Seguir leyendo (Más información)




En la primera parte vimos esta primera versión del fútbol germano. Equipos conservadores, imprecisos y sin ganas: ejemplo el primer gol denlos verdes. Marin hace una maravilla y deja el balón al sueco Markus Rosenberg.

El balón fue para el Werder con cortas posesiones, fallos, desorden táctico y algunas triangulaciones al juntarse los hombres de más calidad hasta su gol en el que Marin saca a relucir sus habilidades y, ya sabiendo el final con Rosenberg como protagonista, ¿para qué decir más?


Ahí fue donde se produjo el punto de inflexión de los franjirrojos habiendo sólo un equipo en el terrebo de juego. Empezaron a triangular en el centro del campo. Adelantaron líneas, intentaron abrir el campo y con esas, lograron dominar el partido abrumadoramente, pero no fue por jugadas muy trabajadas el modo en el que llegó el gol del empate: Christian Gentner, que siempre cumple cuando juega y atesora bastante cualidades de un buen medio, se saca un derechazo que entra por la escuadra del segundo palo. Golazo. Minuto 37 y un hilo de esperanza se abría en los locales, la fortuna apareció justo antes del descanso con un rechaze en el área de los de Schaaf que aprovecha Harnik con un cabezazo. 2-1 al descanso, sin hacer justicia el último gol a lo visto; ninguno debería de ir por delante por lo visto hasta aquel
momento.

En la reanudación del partido fue cuando esa segunda cara divertida del fútbol alemán se dejó ver. No sólo se atrevió el Stuttgart, también el Bremen. Hubo numerosos acercamientos a ambas áreas pero también la fortuna volvió a sonreír a los locales, en el 53 Harnik a balón parado empuja el balón al fondo de las mallas con la testa. Partido casi finiquitado. Stuttgart se gustó durante el resto del partido con el equipo visitante batallando y sin darse por muerto, pero viendo que no era el día. Entonces, en el 88 y de nuevo una jugada de estrategia, Cacau hace el cuarto. Ahí se acabó el partido.

Nuevo triunfo de los de Labbadia que se aferran al quinto puesto tomando como una utopía el acceso a Champions.
Los de Schaaf, complicándose su participación en la Europa League.



Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario